Multitudinario y emotivo entierro en Zas de la joven Paula Sueiro Rodríguez

Antonio Longueira Vidal
Toni Longueira CARBALLO / LA VOZ

ZAS

La comitiva fúnebre llegando a la iglesia parroquial de San Cremenzo de Pazos.
La comitiva fúnebre llegando a la iglesia parroquial de San Cremenzo de Pazos. José Manuel Casal

La iglesia y su entorno estaban abarrotados una hora antes de las exequias

11 feb 2016 . Actualizado a las 07:18 h.

El funeral y entierro de la joven de 20 años Paula Sueiro Rodríguez congregó ayer en la pequeña iglesia y cementerio de San Cremenzo de Pazos, en Zas, a cientos de personas. De Corme (su padre es de allí), Ponteceso, Laxe, Zas, Baio, Cabana, Lalín... Fueron muchos los que quisieron dar el último adiós a esta joven, que perdió la vida el lunes en accidente de tráfico en la carretera que enlaza A Coruña con Cee (AC-552), en las peligrosas curvas de O Carrizal, a unos 300 metros del casco urbano de Agualada (Coristanco).

Una hora antes de comenzar las exequias el pequeño templo y sus alrededores estaban abarrotados de vecinos, familiares y amigos. En el pequeño jardín situado junto a la iglesia había decenas de ramos, coronas y centros de flores. Todos, de alguna forma, quisieron solidarizarse con una familia brutalmente golpeada por una tragedia que conmocionó a toda la comarca y a Lalín, donde residía Paula con sus padres, José Manuel y Belén Esperanza.

La capilla ardiente había quedado instalada en la segunda planta de una vivienda en la que, en la actualidad, residen los abuelos maternos de la joven fallecida. Centenares de personas pasaron por el domicilio para dar el pésame a los allegados. También lo hizo, este martes, el conselleiro de Cultura, Educación e Ordenación Universitaria, Román Rodríguez González, natural de Lalín, que conocía a la familia de Paula desde hace muchos años.