Un vestido de novia de premio

Patricia Blanco
P. Blanco CARBALLO / LA VOZ

VIMIANZO

La propuesta de Carmen Riveiro fue merecedora del Antonio Fraguas en la modalidad de tradicional. Fotos tomadas en el castillo de Vimianzo
La propuesta de Carmen Riveiro fue merecedora del Antonio Fraguas en la modalidad de tradicional. Fotos tomadas en el castillo de Vimianzo BASILIO BELLO

Galardón provincial de artesanía | Así es la creación de la zasense Carmen Riveiro que mereció el premio Antonio Fraguas de la Deputación da Coruña

12 dic 2022 . Actualizado a las 19:23 h.

Lo tituló Vestido de noiva en tres versións y con la originalidad, versatilidad, modernidad y «carácter evolutivo» de su propuesta en lino, aspectos todos ellos destacados por el jurado, logró hacerse por segunda vez, en el apartado tradicional, con el premio Antonio Fraguas de Artesanía de la Deputación. La zasense Carmen Riveiro, camino de los 74 años «con orgullo», decía este lunes en Radio Voz, es la autora de esta creación, que bien podría tener cuarta y hasta una quinta versión.

En color natural, la base es un «vestido sinxelo», de corte casi recto y con un ligero evasé, tejido a tafetán «en tear de baixo lizo» (foto número 1). Una prenda «para calquera evento» que, al sumársele la cola (foto número 2), se convierte en un perfecto vestido de novia. Más especial todavía si cabe al añadirle el velo de encaje (imagen número 3): encaje con hilo de lino de color blanco y con un dibujo que ya pocas palilleiras trabajan, antena, «antigo e enrevesado», pero que todavía conservan artesanas de Carnés (Vimianzo). El velo o mantilla es liso con flores «na volta» y tiene las medidas de una colcha, lo que permitiría tras el casamiento darle este uso e incluso el de cortina: «É divino», describe Carmen.

Foto 1. El vestido de base de la pieza: casi recto, sencillo
Foto 1. El vestido de base de la pieza: casi recto, sencillo BASILIO BELLO

Foto 2. El vestido de base, con la cola: un vestido de novia
Foto 2. El vestido de base, con la cola: un vestido de novia BASILIO BELLO

Foto 3. El vestido de base, con cola y el velo de encaje de hilo de lino blanco: nueva opción de novia
Foto 3. El vestido de base, con cola y el velo de encaje de hilo de lino blanco: nueva opción de novia BASILIO BELLO

Un vestido a admirar, de exposición, que no se queda ahí. Sabiendo que hoy muchas bodas se celebran en jardines o entornos rurales, Riveiro, que dice tener «un grupo de persoas que me axudan moito, porque non son eu soa», ideó para su creación un pantalón y, a mayores, un corpiño asimismo de encaje, en color natural. A esta propuesta (imagen número 4), que luciría «tamén en calquera evento», se le puede sumar la cola (foto 5) y he ahí otro traje para boda. Quitándosela, queda «unha noiva para un campo máis que bonita e cómoda». La versatilidad es ya seña de identidad en la Asociación de Amigos do Liño, que preside la propia Riveiro, quien se muestra contenta y agradecida, por el galardón y por el apoyo de la Deputación coruñesa a la artesanía.

Foto 4. Pantalón y corpiño en encaje con hilo de lino
Foto 4. Pantalón y corpiño en encaje con hilo de lino BASILIO BELLO

Foto 5. Pantalón y corpiño, con cola: otra opción de novia
Foto 5. Pantalón y corpiño, con cola: otra opción de novia BASILIO BELLO

Quien luce el vestido en sus diferentes versiones en estas imágenes es la también zasense Tania Carreira. Portar atuendos de novia no es algo nuevo para ella, explicaba ayer, pues siempre acaba vistiendo alguno en los desfiles de la Exaltación da Fía do Liño o en las pasarelas con las que cierran temporada en el castillo de Vimianzo, donde Carmen trabaja en vivo el lino todo el año. «Foi unha honra poñer todas as pezas deste vestido de premio», asegura Tania, a quien le gustan las múltiples posibilidades que ofrece, pero sobremanera la opción del vestido con cola. Dice del lino que, además de suave, es cómodo y fresco. Carmen habló en Radio Voz de la importancia de las raíces, y de la recuperación de ese encaje con hilo de lino, en tanto que el más conocido actualmente es con hilo de algodón. El uso de esta técnica tradicional para velo y corpiño, y la del tejido en telar de bajo lizo para vestido y pantalón, fue también admirada desde la Deputación. Merecedora ya en el 2006 de un Antonio Fraguas por un chal y con una mención por una sombrilla, Riveiro alienta a los jóvenes a buscar futuro en la artesanía: «Pódese».