Un encuentro familiar promovido por la alcaldesa el pasado fin de semana enciende las críticas de Adiante Vimianzo

M. López CARBALLO / LA VOZ

VIMIANZO

Mónica Rodríguez, alcaldesa de Vimianzo, en una imagen anterior a la pandemia
Mónica Rodríguez, alcaldesa de Vimianzo, en una imagen anterior a la pandemia Ana Garcia

El grupo de la oposición preguntó en el pleno por lo ocurrido en una finca privada en Calo

30 jul 2021 . Actualizado a las 23:37 h.

La corporación de Vimianzo también se reunió este viernes en la sesión ordinaria correspondiente al mes de julio. Además de aprobar los festivos locales del 2022 (martes de entroido y el 8 de agosto), un plan provincial de obras y la cuenta general del ejercicio 2020, en la ronda de ruegos y preguntas el grupo Adiante Vimianzo sacó a colación lo que consideran que fue una «irresponsabilidade» cometida por la alcaldesa, la socialista Mónica Rodríguez.

Según indicó la portavoz del grupo opositor, Marta Rei, la regidora habría celebrado el pasado fin de semana una fiesta «multitudinaria, incumprindo as restricións sanitarias». Según Rei, el festejo habría tenido lugar en una «finca privada da familia» en el lugar de Calo el mismo día que entraban en vigor las restricciones de nivel alto para el Concello de Vimianzo. Añadió la portavoz que participaron «preto de 200 personas», algo «prohibido para o resto da cidadanía». «Como se entende que a veciñanza teña limitado o número de comensais a seis no interior da vivenda e dez no exterior, mentres que a alcaldesa comía con preto de 200 persoas? A lei debe ser igual para todo o mundo», dijo. El grupo señaló, asimismo, que algunos vecinos les trasladaron su «asombro» ante lo sucedido y que no habría nada que reprochar si el evento hubiese tenido lugar «nun local autorizado, onde se obriga a cumprir estritamente as restricións».

La alcaldesa, por su parte, aseguró haber promovido una fiesta por la primera comunión de su hija, pero «cumprindo rigorosamente tódalas medidas fixadas para o Concello nesa fin de semana», que pese a entrar en vigor las medidas el DOG recogía excepciones para los eventos que estuviesen concertados con anterioridad. Añadió la regidora que hicieron «test de antíxenos a tódolos convidados, pese a non ser necesario» y que comunicaron a la Xunta la realización del evento, que fue contratado «a un hostaleiro da vila» y que tuvo lugar bajo una carpa en una finca.