Los negocios de los municipios cerrados de la Costa da Morte temen por las ventas de cara a Navidad

Empresarios de Carballo han manifestado su disconformidad con las restricciones a través de un comunicado público


Carballo / La Voz

Para los comerciantes de los municipios cerrados perimetralmente, la campaña de Navidad se está poniendo cuesta arriba. Es el caso de Rocío Santos, de la tienda Vístete de Vimianzo, que tiene clientas en muchos municipios del entorno que no se pueden desplazar. La pandemia ya la pilló con la tienda de Baio de ropa de fiesta a rebosar y sin posibilidades de venta por la falta de celebraciones. Lleva con el establecimiento cerrado desde que comenzó el estado de alarma, a mediados de marzo. Curiosamente, esta comerciante se ha visto algo aliviada con el empeoramiento de los datos en Zas y Camariñas, ya que ahora se pueden desplazar entre esos municipios. Justo la contraria es la situación de Carballo, que está completamente aislado como antes lo estuvo Vimianzo. Los empresarios, a través de varias asociaciones, han hecho público su malestar porque no entienden semejantes restricciones con los datos que arroja actualmente el municipio. Carballo es una plaza de aluvión sobre todo a nivel comercial y las limitaciones a la movilidad ralentiza la actividad económica tradicional de estas fechas. Para los comerciantes es fundamental la campaña de Navidad para recuperar algo de lo perdido con el confinamiento.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los negocios de los municipios cerrados de la Costa da Morte temen por las ventas de cara a Navidad