José Villar: «De neno andaba tres quilómetros coas botas de goma para ir á escola»

Marta López CARBALLO / LA VOZ

VIMIANZO

Ana Garcia

Personas con historia | Este vimiancés llegó a convivir con 23 personas en una casa en Liechtenstein

30 jul 2020 . Actualizado a las 11:57 h.

José Vilar Pérez pronto cumplirá 53 años, la misma edad a la que murió su padre en un accidente laboral mientras trabajaba en los carburos. Fue un 1 de agosto, lo recuerda bien este vimiancés, que se quedó huérfano de padre a los 16 años. «Tiñamos seis ou sete vacas e coa pensión de miña nai non chegaba. Meus dous irmáns estaban xa emigrados, así que eu marchei tamén con 17 para gañar algo para facer a mili», cuenta el de Grixoa (Berdoias), aunque al final se acabó librando por exceso de cupo. «Foi a única sorte que tiven na miña vida. Pero algo é algo, xa que a lotaría parece que non toca...», bromea.

Antes de irse del país, cursó estudios hasta los 14 años, primero en una escuela local, y después en Vimianzo. «Ia andando tres quilómetros coas botas de goma ata a escola; e ao volver, a notiña enriba da mesa cos labores que tiña que facer pola casa, como ir á verdura ou atender ás vacas. Antes era así», comenta.

Al acabar los estudios, estuvo un tiempo en casa ayudando con los animales y después se marchó para Liechtenstein, un país al que curiosamente emigraron muchos vecinos suyos: «Deste pobo estivemos todos alí, ata case na mesma zona. Chegamos a ser 24 nunha mesma casa e nunca nos enfadamos! Aquilo era unha festa, faciamos churrasco os domingos...», rememora. Dormían los chavales solteros agrupados en varias habitaciones y los matrimonios tenían su propio cuarto en aquella casa de tres pisos. «Hoxe xa non se permitiría, porque segundo vas tendo fillos tes que ter un número determinado de habitacións e, ademais, agora cada un ten o seu apartamento e xa non é coma antes», apunta.