La política de Vimianzo se instala en el revisionismo

Por su parte, el CSI-F carga contra el exalcalde, que lo denomina «o sindicato dos corruptos»


cee / la voz

El «Vimianzo unido» que aspira a construir el PSOE de Vimianzo y su alcaldesa, Mónica Rodríguez, no pasa del eslogan si a lo que se atiende es a la situación política, porque el cruce de declaraciones y, sobre todo el pleno del viernes, evidencian que el desencuentro entre el gobierno de Rodríguez y el exalcalde, Manuel Antelo, es más que evidente.

Si Antelo dice que hay dinero, proyectos listos para ejecutar e intención de colaborar, para Rodríguez lo único que hay son grandes agujeros económicos y multitud de proyectos que ahora tienen que reformar porque se trata de «auténticas obras de chapapote», comprometidas al albur de las promesas electorales.

Lo trascendente en lo administrativo es que se aprobó, con la abstención de Adiante Vimianzo y el PP una modificación de crédito para incluir en el presupuesto los más de 600.000 euros de los eólicos y que el Concello renuncia a la subvención de 200.000 euros del IDAE para ahorro energético de alumbrado para pedir otra mucho más ambiciosa de 2,5 millones. A partir de ahí, las argumentaciones de uno y de otro son antagónicas, como si ni siquiera se refiriesen a la misma realidad y el tono en la peor línea de los últimos años. Antelo se queja de la alcaldesa le niega la réplica y Rodríguez denuncia «continuas interrupcións, interpelacións e incluídas faltas de respecto», que, a duras penas, le permitieron exponer sus argumentos. La alcaldesa incide que el cerca de un millón de euros en obras comprometidas «con nomes e apelidos» que el anterior gobierno presume de dejar como «gran legado», son una sucesión de defectos tan básicos como la carencia de autorización de los organismo correspondientes y la necesidad de estudios para poder licitarlas. Es más, destaca que se encontraron con partidas completamente vaciadas e incluso saldos negativos por más de 300.000 euros, como los 50.000 de cultura o los 150.000 de obras y suministros, aparte de que, en nueve días le entrará más de un millón de euros en facturas. Incluso en el caso de la subvención del IDAE, asegura que se renuncia a ella porque el gobierno anterior incumplió los plazos de ejecución y justificación debido a las modificaciones introducidas.

Para Antelo la mejor prueba de que todo eso es falso, o como mínimo medias verdades, es que él tenía intención de seguir gobernando y la situación del Concello, con más de tres millones de euros en el banco y estos ingresos extra de los eólicos es idílica si se compara con la que se encontró él en el 2011. Rechaza una por una las acusaciones de Rodríguez, de la que dice que «segue en campaña cando debería de estar gobernando».

Entre tanto, la portavoz del PP, Raquel Rodríguez, aparte de rogar que «deixen o pasado atrás», pidió una serie de obras: pista en Carnés del cementerio a Cereixo, baños y electricidad en la escuela de Carnés, un depósito de agua en Subeiro y la pista del monte de Lagoela, entre otras.

El CSI-F carga contra el exalcalde, que lo denomina «o sindicato dos corruptos»

Después de Manuel Antelo se preguntase en Radio Voz dónde está ahora el CSI-F para defender a los trabajadores de Vimianzo, el sindicato contestó tachándolo de «falabarato» e incidiendo en que «no es nadie para hablar de la defensa de los empleados públicos» cuando va a pasar a la historia como el que «señaló, amedrentó, persiguió, atacó y denigró como nadie» a estos trabajadores. Cita para ello distintos casos y resoluciones judiciales. Unos asuntos, en los que Antelo recalca que los tribunales siempre han acabando dándole la razón, por ejemplo, ratificando la RPT, en la que, por cierto, se abstuvo el CSI-F, al que considera «o sindicato dos corruptos», ya que únicamente defiende los intereses de los privilegiados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

La política de Vimianzo se instala en el revisionismo