Carballo / La Voz

Lo que se dio el martes en Carnés (Vimianzo) fue un ensamblaje de conceptos. Siglos de historia están detrás de la Faguía, hoy cita gastronómica declarada de Interese Turístico. Años y años de tradiciones que quizás resulten impactantes para un profano en la materia -como ver desfilar la procesión en medio de las grandes ollas de callos y de una multitud expectante por probar las viandas-, pero que para un asiduo son pan de cada 9 de julio, llueva o haga sol. Esta cita de Carnés tiene raíz religiosa y poso pagano: Mägo de Oz, la histórica formación que actuaría de noche, difícilmente podrá hallar un lugar mejor para interpretar su gran clásico. «Ponte en pie, alza el puño y ven, a la fiesta pagana, en la hoguera hay de beber (...)»: este estribillo lo saltaron muchos, expresión máxima del disfrute equivalente a cómo algunos comensales -entre los que estaba la alcaldesa- valoraban el gran potaje.

«Un 10: están buenísimos» le daba a los callos Rosa Rivadulla, llegada desde Corcubión. La Faguía es de sus citas preferidas y para tantos y tantos, auténtica meca de peregrinación: Fátima Martínez, de 29 años, debía de tener unos dos cuando acudió por primera vez. De la fiesta le gusta eso, «a festa»: la música, lo que sirven desde las ollas... todo. Después de cinco años sin acudir volvió a probarlos también Andrés Martínez, vecino de Vimianzo. Y estaban «moi bos»: en Carnés, Mägo de Oz y callos a la par. Para hoy, misa a la una y verbena con Fania Blanco Show y La Mega CDC.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Mägo de Oz y callos a la par en Carnés, Vimianzo