Los ataques de lobos persisten en el Monte Faro de Vimianzo

El nuevo responsable de la entidad, Adrián Martínez Oreiro, esperaba llegar al centenar de caballos, pero ahora cree que es complicado tras esta reiteración de incidentes


carballo / la voz

Los ataques de los lobos son ya un clásico para los propietarios de las sucesivas cabañas equinas que ha habido en el Monte Faro de Vimianzo y en sus estribaciones. Hubo años, sobre todo en los tiempos de Francisco Trillo y José Luis Blanco como presidentes (también de José Manuel Pereira), donde las bajas se contaban casi por decenas cada temporada, aunque también es cierto que en aquellas épocas el número de caballos era muy elevado.

Esa dinámica no cesa, ahora que se está recuperando el número de animales en esta parte del municipio vimiancés.

El nuevo responsable de la entidad, Adrián Martínez Oreiro, esperaba llegar al centenar de caballos, pero ahora cree que es complicado tras esta reiteración de incidentes.

Cuatro bajas

En lo que va de año han sufrido cuatro ataques en la zona con otras tantas bajas. Este fin de semana, seguramente del viernes al sábado, se produjeron dos de ellas. En ambos casos, potros, porque las yeguas están época de cría y son un objetivo habitual y vulnerable. Una de ellas, en Areosa, donde la entidad Monte Faro tiene su sede, y la otra, más arriba, en el propio Monte Faro. Los dos potros pertenecen a diferentes manadas.

Adrián Martínez ya denunció los hechos ante Medio Ambiente, y los agentes de la consellería realizaron sendas inspecciones. El presidente y otros socios también visitaron el lugar el domingo por la tarde para comprobar los daños. Martínez asegura que la presencia del lobo en esta zona es habitual, y que incluso se puede ver cerca de las casas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Los ataques de lobos persisten en el Monte Faro de Vimianzo