El congreso de Vimianzo demuestra que el patrimonio genera riqueza

Las ponencias del proyecto europeo EuSAVE ponen en valor iniciativas de desarrollo


cee / la voz

Aldeas diminutas que se han convertido en una referencia turística, una fundación que prácticamente ejerce como concejalía de Cultura, el pueblo que aumenta la población en base a su patrimonio y el Camino como fuente de desarrollo de las localidades que atraviesa.

Las ponencias de ayer en la última jornada del congreso EuSAVE (EUCitizens’ Action for Smart Historic Villages) sirvieron para dar cuenta de iniciativas muy diversas que resultaron exitosas en los lugares en los que se implementaron y, sobre todo, demostraron que el patrimonio puede generar riqueza: cultural, social, pero también económica, cuando se le presta la atención debida y se apuesta por él como un factor de desarrollo.

El caso más significativo, que no por conocido deja de ser sorprender, probablemente sea el del municipio ourensano de Allariz, que como explicó ayer su alcaldesa, María Cristina Cid Fernández, mantiene una apuesta clara desde el año 1989, que, en contra de lo que ocurre en todo su entorno, le ha permitido pasar de los apenas 5.000 habitantes a los más de 6.100 que tiene en estos momentos. Y lo hicieron, básicamente, con iniciativa pública porque no contaban con el tejido empresarial privado suficiente para lograr el impulso necesario. Así, por ejemplo, constituyeron empresas públicas del ámbito agropecuario y la restauración de edificios, mediante la cual llegaron a acuerdos con los propietarios y le pudieron ofrecer a los jóvenes alquileres a precios comedidos para que se instalasen en el pueblo. «Debemos ser o único Concello de Galicia que ten gando», explicó la regidora, quien bromeó con que a pocos alcaldes les llaman para decirles que «as vacas do Concello escaparon». Eso sí, también puso de manifiesto que con la legislación de restricciones a los concellos vigente desde el 2012 muy difícilmente podrían haber hecho nada parecido, por lo que llamó a desafiar esas trabas como la parte de la Administración más próxima a los vecinos y sus necesidades.

Aldeias Históricas de Portugal

También con el patrimonio como base, en este caso el de 12 pequeñas aldeas del centro de Portugal (Almeida, Belmonte, Castelo Mendo, Castelo Novo, Castelo Rodrigo, Indana-A-Velha, Linhares da Beira, Marialva, Monsanto, Piódao, Sortelha y Trancoso) unidas por su pasado de fortalezas medievales, surgió el proyecto Aldeias Históricas de Portugal, que dio lugar a una ruta de más de 600 kilómetros. Se puede recorrer también a pie o en bicicleta -incluso hacen rutas intensivas de ocho y cuatro días con carácter promocional- y que, como detalló Armenio Coelho, han servido para que los visitantes interactúen con los vecinos.

Antón Pombo, como estudioso del Camino, puso en evidencia la manera en la que la ruta ha cambiado la realidad social y económica de muchos lugares que atraviesa. Y lo hizo detallando iniciativas exitosas y otras que fracasaron, siempre en un tono muy didáctico que, por ejemplo, puso en valor la manifestación de la España Vaciada en Madrid, pero también llamó a la acción local: no solo reivindicar ante los poderes públicos, que es más que necesario, sino en articularse y aportar desde abajo.

Uxío Novo Rei, de la Fundación Uxío Novoneyra, que demostró un gran conocimiento de todo lo que se hace en Vimianzo, detalló como la entidad se ha convertido en casi una concejalía de Cultura oficiosa en un municipio tan pequeño como Folgoso do Courel. Pero sobre todo incidió en la necesidad de que la gente sienta como propio su patrimonio, por ejemplo mediante actividades festivas.

La próxima cita del programa será en Italia en junio.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El congreso de Vimianzo demuestra que el patrimonio genera riqueza