Amador Vidal atornilla su regreso al asfalto

Así ajusta en Ourense el bicampeón de España de tierra el Suzuki que pilotará en el Rali de Noia

;
Amador Vidal atornilla su regreso al asfalto Así ajusta en Ourense el bicampeón de España de tierra el Suzuki que pilotará en el Rali de Noia

Ourense

El nombre de Amador Vidal Cernadas (Vimianzo, 1972) tiene un notable peso específico en el automovilismo gallego, no solo por el crecimiento de la empresa familiar -AR Vidal-, hasta convertirse en uno de los preparadores más prestigiosos del panorama del motor deportivo, sino también pos sus propias hazañas competitivas, entre las que lucen dos títulos nacionales de ralis de tierra.

Su último carrera hasta el momento fue el Rali de Suecia del 2018 y, entre prueba y prueba de las unidades que acondiciona en su taller, ha decidido matar el gusanillo en el próximo Rali de Noia, que arranca mañana: «Es mi segunda casa, estoy muy cerca de ahí, pero por hache o por be nunca podía correr. La última vez que estuve fue en el 2014, el primer año que fui campeón de España. Ahora solo hago carreras esporádicas, pero son cinco años sin participar en una de asfalto y creo que no son más de cuatro de tierra desde el 2015»

Eso sí, además de la puesta a punto de su bólido, también tuvo que soltar algo de óxido el propio piloto en las sinuosas curvas del circuito ourensano del Choqueiro, como reconoce su hermano Ricardo, mecánico de confianza, cuyo protagonismo fue primordial en la creación del Suzuki Swift N5 de Pablo Rey, que utilizarán esta semana: «En este caso, no se trata de un test que podríamos realizar con otros pilotos que corren todo el año, para probar alguna pieza específica. Se trata de que Amador tome contacto con el coche, porque hace mucho tiempo que no compite en asfalto».

Los hermanos ni siquiera tienen que hablar demasiado, porque con una mirada y pocas palabras, ya saben qué modificaciones aplicar para la próxima vuelta. Parten de un giro de instalación con reglajes de base, para comprobar que todo funciona con corrección y, a partir de ahí, van realizando pequeños ajustes. En este caso, la comunión piloto/mecánico es total.

También coinciden en AR Vidal en comentar la dificultad de encontrar una pista de pruebas idónea. Hasta hace poco, recibían el apoyo del Concello de Vimianzo para utilizar un tramo cercano a su empresa, pero ya no disponen de los permisos de Tráfico para cortarlo al tráfico durante la sesión. Con todo, Amador disfruta en el Choqueiro, a los mandos de Suzuki: «Es una máquina que parimos en nuestra empresa. Algo anduve en ella, pero nunca en plan test ni carrera. De todos modos, estoy acostumbrado a subirme en todo tipo de coches y no creo que tenga ningún problema».

Poco más tarde, el piloto desvela otra sensación más íntima, al aclarar otra motivación: «Me apetecía hacer algo de asfalto y a ver qué tal se nos da, dicen que va a llover, pero veremos lo que pasa». Mezcla, aún así, esas ganas con la visión del preparador que tantos éxitos ha alcanzado en la competición: «Llevamos el equipo oficial Suzuki desde Vimianzo, un coche que desarrollamos y que quiero utilizar. Está un paso por detrás de los R5, pero muy cerca en algunos casos. Así que aprovecharé para probar algunas cosas que puedan mejorarlo».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Amador Vidal atornilla su regreso al asfalto