«Somos campeones del mundo, y sin los medios que hay en las ciudades»

La docente Ana Penedo destaca el mérito de los Aitana Castiñeira y Sergio Castiñeira, que desde Vimianzo, y sin apenas medios, se proclamaron campeones del mundo de modelado 3D


Carballo / LA Voz

«Cando Ana nolo dixo estabamos en clase de historia. Non o podiamos crer -de feito, aínda hoxe non acabamos de crelo-, Sergio levantouse e deume un abrazo». Habla Aitana Castiñeira de León, una joven estudiante del IES Terra de Soneira (Vimianzo) que acaba de proclamarse, junto con su compañero de proyecto Sergio Castiñeira Vilariño, campeona del mundo de modelado 3D en el certamen D3Mobile.es Metrology World League 2018.

¿Y qué es el modelado 3D?, se preguntarán. La docente que les tutorizó en el transcurso del proyecto, Ana Isabel Penedo Blanco, explica que no ha de confundirse con el diseño 3D, pues en la disciplina en la que los dos jóvenes salieron victoriosos, se parte de un objeto real y se hace, a partir de él, un modelo virtual que pueda manejarse en un ordenador. Esta técnica, explica la docente, se utiliza mucho en el mundo de las prótesis: «Se parte del muñón y se hace un modelo en tres dimensiones; a partir de ahí, se hace una prótesis a medida que encaja a la perfección».

Un peluche rosa

Sergio y Aitana compusieron uno de los seis grupos en los que Ana Penedo dividió a sus 13 alumnos de Tecnologías de la Información y la Comunicación, de primero de bachillerato, el año pasado. El objeto del que partieron fue ni más ni menos que un delfín de peluche rosa con una pelota de colores en la cabeza. «Tiñamos que escoller un obxecto liso e sinxelo. Aínda o conservo, e agora aínda máis, claro», confiesa la joven Aitana.

Al peluche tuvieron que hacerle fotografías con sus teléfonos móviles desde todos los ángulos (la filosofía del concurso era, precisamente, el uso de los smartphones) y con la mayor precisión posible. Para ello se inventaron una especie de trípode al que acoplaron un palo de selfi. ¡Y no les fue nada mal! Aunque primero, claro, hubo muchos intentos fallidos. «Son horas, y se dan muchas veces contra la pared. Me decían: ‘‘Profe, ¡Vaya mierda nos ha salido!’’», cuenta Ana Penedo.

Confiesa entre risas la docente que estaba en la sala de profesores cuando se enteró de la buena nueva y que, del grito de emoción que pegó, «mis compañeros pegaron un bote en la silla». Enseguida corrió a contárselo a los chavales, emocionada, aunque debería estar ya acostumbrada, ya que es la cuarta vez que el instituto figura entre los premiados en este certamen, convocado desde hace seis años por la Escola Politécnica Superior de Enxeñaría de Lugo (USC): en 2015 un equipo se llevó el primer puesto a nivel nacional y ella misma se proclamó campeona del mundo entre los docentes que tutorizaban tres o más grupos, un título que revalidó en 2016.

En cuanto a Sergio y Aitana, pese a que sus compañeros les felicitaron nada más finalizar el proyecto por la gran calidad que habían logrado, y aun sabiendo el palmarés del instituto, no se lo terminan de creer y aguardan con ansias la entrega de premios, que probablemente se celebre a finales de enero. «É un orgullo para nós», dice la joven, «e moito máis» teniendo en cuenta de dónde vienen. Coincide la profesora: «Somos campeones del mundo, y sin los medios que hay en los institutos de las ciudades. Esto demuestra que también hay talento en las zonas rurales».

De diez en el currículo

Los chavales coinciden en que la etiqueta de «campeones del mundo» vestirá, y mucho, en sus currículos, aunque Aitana no cree que su futuro vaya por esos derroteros: «Gustaríame estudar óptima e optometría», dice, aunque a su compañero Sergio sí que le ve más interés en el campo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

«Somos campeones del mundo, y sin los medios que hay en las ciudades»