Decenas de hectáreas del núcleo de Vimianzo son ahora una gran piscina

La localidad, que se llevó la peor parte con las lluvias, tiene varias calles cortadas

Intensa lluvia y fuertes rachas de viento en toda la Costa da Morte Espectaculares imágenes del oleaje en Camelle y desbordamientos en Vimianzo

Cee / La Voz

A las nueve de la noche de ayer las jardineras colocadas junto a la pista del pádel en el paseo del río de Vimianzo, prácticamente habían desaparecido bajo un torrente de agua que se elevaba ya casi un metro por encima del nivel del suelo. Llegaba casi a las ventanas del pabellón, donde hoy se debe celebrar el encuentro de palilleiras y de ahí, en parte, la preocupación del Concello, que tiene otros muchos frentes abiertos, con los servicios municipales y Protección Civil trabajando a pleno rendimiento. «Aliviar e sinalizar, que é o que se pode facer», señala el alcalde, Manuel Antelo, quien dio cuenta de los cortes de calles, en la rúa de Vilar, la Ponte do Cura, o en Santa Comba de Baíñas, donde hay habilitado un desvío, además de algunos problemas en el vial que va de O Sixto a Subeiro o en la zona de Trasariz donde ayer el cauce del Castillo sí era un verdadero río.

Aunque por el momento no ha habido que lamentar incidentes graves, para Antelo, al margen de los factores climatológicos que por sí mismos son incontrolables, este tipo de sucesos sacan a la luz los errores cometidos durante años en la gestión del urbanismo y del territorio. Cita, por ejemplo, que el río en Santa Comba de Baíñas no iba por donde se ve ahora, sino que eso fue una convención alcanzada durante la concentración parcelaria, mientras la de la zona de O Muíño y la rúa de Vilar «construíuse enriba do río que está alí entullado».

El oleaje golpea con fuerza el espigón de Camelle El temporal se deja sentir en la Costa da Morte

A estas cuestiones también se refirió ayer el regidor ceense Ramón Vigo, en relación con algunos garajes de la avenida Fernando Blanco que «adoecen dun defecto construtivo e teñen os respiradoiros á altura da beirarrúa, cando non debería estar aí», lo que posibilita que se filtre el agua y se inunde.

«Pleno rendemento»

En cualquier caso, Vigo incide en que después del susto del martes, que para nada tuvo que ver ni de lejos con los sucesos del 2006 -algo que hoy considera imposible con las canalizaciones de los ríos-, la situación está controlada. «Pode que ao saltar os sumidoiros quede algún resto de fecais na rúa ou de toalliñas e cousas así, que atascan os aliviadoiros, e todo o persoal, tanto o do Concello como das empresas contratadas de Augas de Corcubión e demais, está a pleno rendemento porque as incidencias son moitas, e hai que darlle resposta. Aínda en canto á caída significativa de árbores, e iso non hai nada significativo que eu saiba», resumía ayer el regidor.

Si en general lo que más preocupa es la lluvia, en la zona de Camariñas y Muxía a última hora de ayer casi llamaba más la atención el viento. Sobre todo en la primera de las localidades, donde las chapas metálicas del tejado de la Lonxa Nova amenazaban con desprenderse de un momento a otro, ya que están muy afectadas por la corrosión.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Decenas de hectáreas del núcleo de Vimianzo son ahora una gran piscina