Igualdad máxima, pero Mackay pone la diferencia en Vimianzo

PRIMERA AUTONÓMICA | Una impresionante bolea del fisterrán resolvió un partido con escaso fútbol y ritmo de ida y vuelta. ¡Mira aquí también los resultados del Dumbría y el Baio!


CARBALLO / LA VOZ

Un balón botando en el pico izquierdo del área y una espectacular bolea de Adrián López López, Mackay, al palo largo de la portería defendida por Javi en el minuto 72 de partido. Esa fue la mayor diferencia, por no decir la única del derbi de Primera Autonómica entre el Soneira y el Fisterra ayer en Vimianzo. El resto se resume en un partido trabado, sin llegar al punto de volverse bronco, entre rivales que se conocen demasiado y con las tensiones propias de un enfrentamiento directo.

El ritmo del encuentro lo marcaron las idas y venidas, de un lado y de otro, sin que nadie logra hacerse con el dominio claro, ni de la pelota ni del sentido del partido. Un ritmo de derbi, en definitiva, en medio de un ambiente espectacular de fútbol, que se decantó para los visitantes.

Dani tuvo un mano a mano con Javi y el Soneira también dispuso de alguna oportunidad justo antes de que llegase el gol del Fisterra, que quizás era cuando mejor estaban jugando los locales.

La acumulación arriba de gente, y además con calidad, es el principal distintivo de este nuevo equipo fisterrán, que repesca varios de sus talentos hasta ahora en Dumbría, lo que, en palabras del técnico soneirán, Pedro Gómez, lo convierte en un candidato serio para estar en los puestos de arriba, «iso seguro».

El Dumbría tuvo muy pocas opciones ante el favorito

El Sigüeiro venía con la vitola de equipo con vocación de ascenso y acabó confirmándola en O Conco en un partido el que dio pocas opciones a los locales (1-3). Los visitantes forman un equipo hecho para llegar a Preferente Galicia y solo le dieron algunas opciones al Dumbría en los primeros minutos. Aunque Astray ya había amenazado con inaugurar el marcador al poco de iniciarse el encuentro.

Intentaron los de casa tener sus bazas, pero el buen propósito de David quedó ahogado por el portero visitante, Pablo Souto. Poco más. Los de Sigüeiro fueron cogiendo el mando y en el minuto 32 Juan Caneda enchufó el primero. Se propusieron los locales ponerse a la altura, pero la primera parte acabó sin ningún aviso serio para los foráneos.

Aunque los dumbrieses pretendiesen darle la vuelta al marcador lo tendrían muy difícil si, además, con los regalos en la cobertura, como ocurrió en el segundo gol de los rivales. Un zaguero entregó el balón al atacante. Pablo Rama aprovechó el favor alojando el esférico en el fondo de las mallas. Acto seguido llegó el tercero y ya poco podían hacer los de Dumbría por darle la vuelta al marcador. Lo consiguió, no obstante, Jesús López, en el minuto 60. E incluso los locales pudieron acercarse en el tanteo si llega a consumarse un autogol del portero visitante, pero las ilusiones se frustraron. Estuvieron cerca en un par de ocasiones más, pero el Sigüeiro estaba bien plantado en el campo y continuó dominando la situación sin que su victoria llegase a correr peligro en ningún momento.

El Baio hizo el desgaste, pero el Esclavitud se llevó la victoria

El Esclavitud estuvo más listo que el Baio y se llevó una victoria que los soneiráns discutieron hasta el último tramo del partido (2-0). Los de Pablo Torreira salieron dominando y haciendo el desgaste. Durante la primera parte controlaron el partido y pudieron hacerlo efectivo con ocasiones ante la meta rival por parte de Yago e Iván Rojo, pero el balón no entró. Y así acabó la primera parte con lo que pudo ser y no llegó a fraguar.

Los visitantes entraron en la segunda parte con cierta relajación. Se había esfumado la energía y la concentración de la primera mitad. Y en una de estas, cuando el partido ya iba entrar en la recta final, en un centro lateral raso, el delantero local Alfonso Salgado estuvo más listo que la defensa y la enchufó en el portal baiés (minuto 70).

Fue, entonces, cuando el Baio pareció despertar de su pereza y se lanzó a por la igualada de forma desesperada, pero las prisas nunca son buenas consejeras y, en una contra bien llevada, los locales pusieron tierra de por medio con el tanto definitivo. Juan Fernández fue el ejecutor. A partir de ahí, ya poca tela quedó por cortar. El Baio está en el puesto 11 de la clasificación, mientras que el Dumbría se sitúa en zona de descenso.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Igualdad máxima, pero Mackay pone la diferencia en Vimianzo