El ciclismo que abraza el patrimonio

¡Incluye álbum! Exitosa y calurosa fue la séptima edición del Día da Bici en Vimianzo

.

Carballo / La Voz

Había decenas de cosas diferentes que hacer ayer por la mañana en Vimianzo, y en la Costa da Morte en general: playa, fiestas, rutas culturales y patrimoniales... Sin embargo, unas 150 personas sacaron fuerzas para subirse a la bicicleta y tomar partido en una jornada que no solo abraza la práctica deportiva y las costumbres saludables, sino que toca lo mejor del patrimonio vimiancés.

Acalorado Día da Bici en la capital soneirana. Ya lo decían los sudorosos deportistas una vez finalizada la ruta mientras se agazapaban a la sombra en la Praza do Concello aguardando por los premios. Sin embargo, las aguas frías y la deliciosa rosca de Panignacio dieron fuerzas a mitad de camino para finalizar la ruta, sencilla y llana, pero con alguna cuesta que tiró de cuádriceps. Fue el avituallamiento, servido en el entorno incomparable de la iglesia de Cambeda, de las cosas más destacadas por los participantes: avituallamiento saludable, totalmente artesanal y, además, elaborado por una empresa local colaboradora con la cita. Qué más se puede pedir.

.
Representantes del club Os Reventacamiños y del Club Ciclista de Cee, pero asistieron también: Media Ducia, Carballo a un Paso, Club Ciclista Laracha, Downhill, Os Trancas de Quintáns y el Club Ciclista Dumbría
Representantes del club Os Reventacamiños y del Club Ciclista de Cee, pero asistieron también: Media Ducia, Carballo a un Paso, Club Ciclista Laracha, Downhill, Os Trancas de Quintáns y el Club Ciclista Dumbría

Fue llegando el pelotón a la plaza pasada la una de la tarde, poco a poco, y comandado al volante por el alcalde, Manuel Antelo: «Non veño na bici, pero veño facendo de condutor improvisado para os fotógrafos de La Voz de Galicia», bromeaba el regidor antes de proceder al sorteo de premios. El más veterano, compartido por Antonio Haz y Eladio Varela; la bici, para el baiés Sergio Santos, cuyo padre recibió curiosamente otro de los obsequios sorteados durante la cita, que organizaban La Voz de Galicia y Radio Voz, en estrecha colaboración con el Concello.

Muchos rostros conocidos se dejaron ver en el pelotón, como la siempre presente Isabel Porteiro, el atleta David Calzas o la también deportista Teresa Castro, pero fue una jornada por y para las familias, donde el aspecto deportivo no primó sobre el lúdico.

Representantes del club Os Reventacamiños y del Club Ciclista de Cee, pero asistieron también: Media Ducia, Carballo a un Paso, Club Ciclista Laracha, Downhill, Os Trancas de Quintáns y el Club Ciclista Dumbría
Representantes del club Os Reventacamiños y del Club Ciclista de Cee, pero asistieron también: Media Ducia, Carballo a un Paso, Club Ciclista Laracha, Downhill, Os Trancas de Quintáns y el Club Ciclista Dumbría

De hecho, buena parte de los premiados e inscritos (unos 150) eran oriundos de Vimianzo, lo que prueba la buena aceptación de la cita, que ya va por su séptima edición, en la localidad soneirana.

Una familia de Getafe, Madrid, que no quiso perderse la jornada ciclista

Entre las charlas emocionadas de los participantes y el gentío habitual de la calle vimiancesa, Javier y Sonia no distinguieron muy bien cuál de sus hijas había resultado agraciada con uno de los premios sorteados al finalizar la ruta ciclista, si Erika o Elisa, mellizas, pero no les importaba, porque como buenas hermanas lo compartirían encantadas. Desde Getafe, esta era la primera vez que participaban en la cita: «Tenemos amigos en Vimianzo. Vinimos la semana pasada, vimos que era el domingo el Día da Bicicleta, y aprovechamos para apuntarnos», explicaba ayer Sonia, la madre de las pequeñas, a quien le encandiló el paisaje. «La ruta fue muy bonita, pero sobre todo el entorno, que es maravilloso», añadía la joven.

Marta Rey, junto a la pequeña Erika
Marta Rey, junto a la pequeña Erika

Se congratulaba la familia del buen tiempo que tuvieron durante toda la mañana. Demasiado caluroso y sofocante para los locales, pero para estos madrileños «fue estupenda, perfecta».

Aunque su participación en la cita fue por mera casualidad, ya que no tenían constancia de ello antes de venir de vacaciones, sí tienen claro que, si vuelven por la zona y les coincide, no dudarán en sumarse de nuevo a esta divertida iniciativa. «Vinimos los cuatro más la hija de nuestros amigos de Vimianzo. Si nos coincide no solo participaremos en esta, sino en otros pueblos de los alrededores, nos ha encantado la experiencia», señalaba Sonia ayer.

El ciclista más veterano: galardón compartido

El más veterano, como viene siendo habitual en este ciclo de citas, fue Antonio Haz (1939), conocido por Robusto. «Xa non lle chegarán as vitrinas da casa», decían entre el público, y con razón. Compartió el premio con el carballés Eladio Varela que, aunque unos años más joven que él (1945) tampoco es ajeno a este reconocimiento, pues ya se le fue concedido en alguna que otra ocasión. Ambos, ejemplo de deportividad.

.

La bicicleta se fue para el baiés Sergio Santos

El regalo más esperado de la mañana se hizo de rogar, pues se sorteó justo al final de la ceremonia de entrega de premios. Pese al sol ?un tanto sofocante ya a esas alturas de la jornada? la gran mayoría de los participantes se quedaron resguardados a la sombra, para esperar por la tan ansiada bicicleta. Finalmente se fue para el pequeño baiés Sergio Santos, en la imagen junto a Víctor Santos, Marta Rei y Manuel Antelo.

.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El ciclismo que abraza el patrimonio