La destacada gestión de Vimianzo choca con el eterno frentismo político

ANÁLISIS | Gobierno y oposición son incapaces de reconocerse siquiera un mínimo mérito

Manuel Antelo, alcalde de Vimianzo
Manuel Antelo, alcalde de Vimianzo

CARBALLO / LA VOZ

Si algo queda claro después de escuchar a los representantes políticos de Vimianzo haciendo balance de estos tres años de mandato municipal es que unos u otros se van a llevar un chasco muy grande en las próximas elecciones. El alcalde destila convencimiento absoluto de que el pueblo va por un lado, el de su gestión, el del cambio político implementado y el de la implicación de la sociedad con excelentes resultados, mientras que los opositores no son más que una suma de intereses particulares, herencia de un período de parasitación de las instituciones. Por contra, los grupos de la oposición se muestran convencidos de que Antelo es poco menos que un dictador que no escucha a nadie, que ha hecho limpieza de todo el que no le es afín y que lo pagará en las urnas porque la gente se está dando cuenta.

La percepción en Vimianzo apunta más a lo primero que a lo segundo -la última vez que los electores fueron llamados a las urnas así lo dijeron- y da la impresión de que las luchas intestinas de los políticos al grueso del pueblo le importan más bien poco. Así, con grandes problemas como todos, particularmente el de la despoblación, Vimianzo mantiene un papel más que destacado en la comarca.

«Non se pode identificar xa a Vimianzo con corrupción como se facía hai uns cantos anos»

Manuel Antelo Pazos (Urroa, 1965) no da por hecho todavía que vaya a repetir de candidato, porque la «política municipal desgasta moito», pero nadie en su grupo ni en la localidad piensa en otra cosa. Destaca que el pueblo les dio «máis que un maioría absoluta para deixar atrás un resaca de corrupción, de desigualdade de de falta de perspectivas» y que hoy «hai que falar dun Vimianzo mellor, con máis servizos, cunha sociedade moi participativa». Pone el acento en diversos logros, como los más de tres millones de euros invertidos y en numerosas obras, pero particularmente en algo que «está a vista de todo o mundo que é como o parque empresarial se foi consolidando».

Antelo recalca que en estos tres años sacaron adelante «temas importantes de carácter urbanístico coa modificación das normas subsidiarias que foron aprobadas no ano 94. Aí está a modificación nos núcleos rurais ou a da zona urbana, que trae consigo tamén importantes melloras», o como han realizado una «aposta clara por recuperar o noso patrimonio», mediante la compra de los terrenos de los dólmenes, la excavación del Castro das Barreiras o toda la potenciación de las actividades del castillo, que todavía piensan en incrementar de la mano de la Deputación.

Sin embargo, lo más importante de todo para el alcaldes que «non se pode identificar xa Vimianzo con corrupción como se facía hai uns cantos anos. Custounos moito traballo, dificultades de carácter persoal e político e carencias como no ámbito do urbanismo que fomos parcheando», recalca.

También pone el acento en que su municipio fue «o único da zona que aprobou unha relación de postos de traballo» en este mandato, y lo hizo sin el voto en contra de ninguno de los sindicatos representados lo que, a su juicio, supone un avance más que importante, porque implica que las remuneraciones y condiciones de los trabajadores dejen de depender «do capricho dun alcalde».

Aunque es plenamente consciente de que no lo va dar tiempo a ejecutar el proyecto en lo que queda hasta las próximas municipales, el regidor considera un objetivo fundamental «tratar de buscar unha fórmula para ter unha piscina cuberta para a xente da nosa zona e da contorna», con lo que sí espera que el camino quede iniciado en estos meses que restan. A partir de ahí los proyectos son muchos, pero le interesa, sobre todo, «mellorar as condicións de vida nas parroquias» y a ellos van destinados muchos de los proyectos que están en marca, como los de saneamiento mejora viaria.

Antelo también pone en valor todo el despliegue en el ámbito cultural y deportivo, como más de un millar de usuarios en unas actividades de «extraordinaria calidade».

«O alcalde está completamente borracho de poder»

La concejala del PP, Raquel Rodríguez Amigo, cree que el único mérito que se atribuye el gobierno ni siquiera es suyo porque «o polígono xa estaba feito» y si acaso, a lo que contribuyó «foi a que empresas marchasen para Carballo polas súas trabas». A su juicio «o alcalde está completamente borracho de poder» y es incapaz de «dexiar o seu orgullo e as revanchas particulares cos cartos de todos». Dice que «non conta coa opinión de ninguén, nada máis que ca dos seus» y las deficiencias afloran por todas partes, desde el mantenimiento hasta la gestión política.

«Nin tan sequera somos capaces de manter o que temos, de aguantar do que está feito»

La portavoz de IxV, Mónica Rodríguez Ordóñez, considera que el alcalde «está máis preocupado polos asuntos persoais do seu equipo que por resolver os problemas dos veciños de Vimianzo». Considera que con la actual gestión «nin tan sequera somos capaces de manter o que temos, de aguantar do que está feito». Le parece «unha vergoña» que ya metidos en la semana del Asalto siga sin desbrozar el núcleo urbano, porque, además, esa es «a situación do 90 % das parroquias», algo que se suma además que «os contedores levan un ano sen limpar», mientras la adjudicación del contrato de la basura está pendiente desde marzo. Unas disfunciones que, a su juicio, responden al empeño del alcalde en mantener en secretaría a una persona afín, pero que solo está disponible un día a la semana, lo que sume «a parálise total palpable no servizo de Urbanismo». Dice que a lo que se dedicó el alcalde estos tres años es «a privatizar: a auga, o SAF, a oficina técnica e agora o lixo, cando se supón que a súa posición política era todo o contrario. Non hai planificación nin boa xestión», concluye Rodríguez, que cree que el pueblo también lo está viendo.

«Dixen moitas veces que as obras sen cartos non se fan»

La socialista Paula Mouzo Maceiras recordaba ayer como dijo varias veces en los plenos que «as obras se cartos non se fan», y se refiere casos como el de la carretera de Baíñas y a situaciones como que las empresas de Vimianzo apenas trabajen para un Concello que tiene por lema «orgullosos do noso». Denuncia la situación de la oficina de urbanismo y augura que el alcalde «vai quedar sen maioría porque a xente deuse conte de que apoiou a unha persoa que non se está ocupando do que realmente é importante para os veciños de Vimianzo» y cita particularmente el mantenimiento.

«Foron tres anos de mentira tras mentira do señor Antelo»

El todavía concejal de TeGa aunque miembro de la ejecutiva del PP, José Manuel Rodríguez, considera que lo que va de mandato «foron tres anos de mentira tras mentira do señor Antelo». Pone el acento en que «por primeira vez na historia da comarca un veciño tivese que marchar da súa casa e derrubala», en relación al asunto de Bamiro, y en la «parálise total» del servicio de Urbanismo. Considera que el pueblo le dio la confianza al alcalde «porque antes a culpa de todo o que pasaba en Vimianzo era da oposición», pero «agora a xente está moi desilusionada».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Tags
Comentarios

La destacada gestión de Vimianzo choca con el eterno frentismo político