La atención diaria le cambia la cara a los Batáns do Mosquetín

La gestión del Concello y la Deputación, que está talando los eucaliptos del entorno, permite que luzcan y funcionen


cee / la voz

Los bienes públicos generalmente son noticia por los déficits en su cuidado, conservación y aprovechamiento, pero también hay ejemplos de lo contrario y los Batáns do Mosquetín, en Vimianzo, dan cuenta de ello. El anterior modelo de gestión, con ayudas puntuales de la Deputación da Coruña, que es la propietaria, hacía aguas. Tanto en la época de Neria, que fue artífice de su recuperación, como posteriormente cuando se le adjudicaba el servicio a empresas privadas, a lo más que se llegaba era a abrir unos pocos meses al año y a que las instalaciones se fuesen manteniendo de manera más o menos precaria.

La decisión del gobierno provincial de dejarlos en manos del Concello, como ya hizo antes con el castillo, y también ahora con las Torres do Allo, en Zas, hasta la fecha se está demostrando acertada. Incluso ahora fuera de la temporada estival se abren y limpian a diario, tanto los batáns -se utilizaban para abatanar, tupir los tejidos de lana con un sistema de mazos- como los molinos funcionan. De hecho incluso tienen maíz en las tolvas y se pueden visitar, aunque ahora en invierno para contar con guía hay que reservar previamente.

«Eu penso que están bastante ben. Nós cando os collemos limpamos todo, porque os tellados estaban cheos de edras e silvas, e agora faise unha limpeza e mantemento diario, tamén do entorno. Arranxáronse os mecanismos e puxéronse en funcionamento e imos seguir abrindo durante todo o ano, aínda que agora as visitas guiadas sexan un pouco á carta, é dicir avisando antes», resume el alcalde, Manuel Antelo, que no estaba informado de que se están talando los eucaliptos del entorno, pero lo ve como una medida positiva.

Trabajadores de la empresa Arbogal, contratados por la Deputación, según explicó un responsable del equipo, se ocupan estos días de las talas y podas con equipos de trabajo en altura muy parecidos a los que emplean los escaladores. «A nós chámanos a Deputación. Xa estivemos no castelo cortando as acacias e tamén nas Torres do Allo», señalaban este jueves los profesionales desplazados hasta O Mosquetín.

Al margen de los distintas actuaciones llevabas a cabo en los últimos meses, lo que más llama la atención de los Batáns en estos momentos es la imagen de conjunto que ofrecen. Con las construcciones y el terreno limpios, dado el encanto natural que ya tiene el lugar con un paisaje ribereño de cuento, son un recurso magnífico, por ejemplo, para acercar a los escolares a los cambios de la naturaleza asociados a las estaciones. Además, aunque molinos de agua hay en todas partes y algunos en funcionamiento, los batanes así de conservados son una excepción que permiten a toda la comarca mantener los lazos con su historia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La atención diaria le cambia la cara a los Batáns do Mosquetín