La gestión municipal saca jugo turístico al patrimonio de la zona

Las actividades multiplican las visitas, pero falta estabilidad y decisión en el cobro de entradas. Algunas de estas cuestiones se trataron ayer en el Simposio Dolmen de Dombate


carballo / la voz

En lo que va de año las visitas a las Torres do Allo se han incrementado un 48 % con respecto al mismo período del año pasado. Lo dijo ayer en alcalde de Zas, Manuel Muíño en el Simposio Dolmen de Dombate, donde se analizó el tirón que puede tener el patrimonio a nivel turístico. Para Manuel Antelo, alcalde de Vimianzo, la promoción del municipio gira en torno al castillo y a los megalitos. Cabana, por su parte, es fácil de situar en el mapa para muchos extranjeros precisamente por el pasado que encierra el Chan de Borneiro. A nivel más regional, el Forno do Forte tiene un enorme atractivo para los grupos, según explicó Eduardo Parga.

Quedó claro que muchos de los que visitan la zona lo hacen para disfrutar del patrimonio histórico y artístico que atesora, pero también que queda mucho que andar para sacarle todo el rendimiento y convertir el turismo cultural en una interesante fuente de ingresos para la zona. Los alcaldes consideran que hay que hacer cambios, pero que las posibilidades son enormes.

¿Cómo ha resultado que los concellos se hayan hecho cargo del patrimonio?

Muy bien. En todos los casos se ha incrementado el número de visitantes y la calidad del servicio. El patrimonio de la Diputación se ha acercado a los ciudadanos y a los turistas. En Vimianzo, las visitas al castillo han aumentado un 30 % y hasta Dombate van cada año unas 30.000 personas. También el Forno do Forte ha experimentado una importante subida. Los cursos, las actividades y las representaciones que se han llevado a cabo han supuesto un gran atractivo para el público en general.

¿Es la situación ideal?

No. El alcalde de Vimianzo, Manuel Antelo, recalcó ayer que la falta de estabilidad es un problema, porque los convenios son anuales y no hay seguridad de que se mantengan. De hecho, Cabana perdió durante una temporada Dombate y hace años el organismo provincial se planteó la gestión conjunta y externa de todo su patrimonio en la zona. Manuel Antelo considera que los monumentos deberían depender de los concellos, algo que otros también han reclamado, como Cabana y Malpica. De hecho, recordó que el castillo fue municipal tres días, del 22 al 25 de julio de 1936. La tramitación de los convenios se ha encallado en ocasiones, lo que ha dado problemas a los concellos. De momento hay conversaciones para cambiar la situación y también para que la propietaria acepte las propuestas que le hacen los concellos para mejorar la explotación del recurso.

¿Cuáles son las debilidades?

Una de ellas es la propiedad y la falta de estabilidad en la gestión, pero hay otras que no dependen directamente de las Administraciones. Una empresa analizó las carencias en el caso de las Torres do Allo y las halladas son extrapolables a todos los monumentos. Falta relación entre O Allo y Baio para aprovechar las sinergias, apenas hay alojamientos en el entorno, faltan servicios de hostelería y el transporte público es prácticamente inexistente. Con respecto al pazo en sí, la musealización adolece de recursos didácticos. El alcalde de Vimianzo también echa de menos que haya «unha estratexia combinada» entre los distintos concellos. Cita el triángulo formado por O Allo, el castillo y Dombate, que se materializó al compartir las representaciones de Os Quinquillans. Zas, Vimianzo y Cabana son representativas de varias épocas.

¿Hay que cobrar?

Todo el mundo coincide en que sí hay que hacerlo, tanto para mejorar la valoración del patrimonio como para ayudar a su mantenimiento. Ángel Eiroa, guía de Dombate, señaló que algunas visitas son extremadamente cortas. Ni miran los carteles ni la réplica. Cree que estas personas aprovecharían mejor el recorrido guiado si les cobraran algo. Se da la circunstancia de que en el castillo de Vimianzo paran autobuses solo para que los excursionistas vayan al baño. Los operadores parecen haber tomado el monumento como punto de parada en sus desplazamientos por su buena situación y porque entrar es gratis. El alcalde de Zas señaló que habría que cobrar un precio simbólico, que no redujera el número de visitas y el de Vimianzo explicó que en el plan propuesto a la Diputación ya se recoge esta medida. Además, se podrían obtener fondos con una tienda de recuerdos, de artesanía, libros y folletos.

¿Cómo han logrado revitalizar el patrimonio?

Con actividades más o menos relacionadas con la construcción y su época. En el caso de Vimianzo las propuestas han tenido un marcado carácter histórico. En Dombate es han realizado desde carreras pedestres hasta actuaciones musicales y en las Torres do Allo también han sido muy variadas las propuestas, incluido un curso de fotografía. En Malpica, el Forno do Forte lleva años incorporado al programa de la Mostra da Olería y en los últimos tiempos ha adquirido mayor protagonismo. Hay demostraciones, además de la cocedura tradicional, que se realiza ahora una vez al año.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La gestión municipal saca jugo turístico al patrimonio de la zona