«La política de Obús es morir con las botas puestas en el escenario»

La banda que encabeza Fructuoso Sánchez actuará el viernes en Vimianzo


El rock más potente sonará este viernes en la Sala Soco de Vimianzo (1.30 horas, 13 euros la entrada anticipada y 16 en taquilla) con Obús. Su líder, Fructuoso Sánchez, Fortu, conocido también por su paso por varios reality shows televisivos promete una gran velada de «rock puro y duro en al que todos los pasaremos ‘de p m’, tanto el público como los músicos».

-¿Cuando echa la vista a atrás que piensa de esos más de 35 años de trayectoria musical?

-Pienso que no me lo creo. Cuando empezó Obús en el año 1981 no podíamos imaginar que íbamos a seguir en la carretera 35 años después y llenando todavía salas, pabellones, plazas de toros y demás. La verdad es que esto es un sueño. Me siento superorgulloso de estos 35 años y ojalá el cuerpo tenga el aguante y la fuerza para seguir por lo menos otros 15 años. Hay otras bandas que hacen promoción diciendo que se van a separar, que esa va a ser su última gira... pero la política de Obús es la de morir con las botas puestas encima de un escenario.

-Sin embargo sí dejó la banda de forma temporal en el pasado para emprender otros proyectos musicales.

-Fue una etapa más en mi carrera. Coincidí con grandes amigos y grandes músicos y fue una experiencia más. No solo con Saratoga, sino también con el disco que hice en solitario que grabé con Tommy Aldridge, el batería de Whitesnake. Son experiencias que suman en mi carrera, como el tema televisivo o el libro que estoy escribiendo ahora. Soy un culo inquieto y me gusta estar siempre haciendo cosas.

-¿Como se mantiene vivo el espíritu contestatario?

-Siguiendo en la lucha, denunciando todas las cosas que no te gustan: el maltrato, la corrupción, los abusos... Nuestra forma de contarlo es a través de las canciones y eso te ayuda a la hora de seguir caminando y componiendo.

-Obús fue número uno hace tres decenios, algo que hoy parece imposible para un grupo de rock estatal.

-Es cierto que para un grupo nacional de nuestro estilo ser número 1 hoy en día es muy difícil. En este país, desgraciadamente, las bandas se forman y se deshacen porque no hay para poder mantenerse y vivir de la música. Hay muchísimos buenos músicos que no tienen reconocimiento y bandas con nuevas ideas que no dan salido. Aquí, o te llamas Guns n’ Roses, AC/DC o Iron Maiden, o solo te comes las migajas. Una de las cosas que más me jode es que en los festivales vienen todos grupos de fuera y a los de aquí solo te meten por compromiso y en muy poquitos.

-¿Cómo han acogido los fans su incursión en el mundo de los reality shows?

-Yo creo que al único que le tiene que parecer bien eso es a uno mismo. Si a mí me parece bien, lo que piensen los demás me la pela. Respeto a mis seguidores, pero el que se la está jugando soy yo, el que se tira desde un trampolín de 10 metros soy yo, el que salta en un acantilado soy yo, el que se va a una isla a pasar hambre y vivir una experiencia única e impagable soy yo. Doy gracias a la tele por haber contado conmigo y por haberme dejado llevar el nombre de Obús a todos los programas. Y para aquellos que no les guste, que se vayan preparando porque voy a hacer más, pero siempre con el respeto y el consentimiento de mis compañeros porque para mí la música es lo primero. Lo que no me pide la vida es estar sentado en un sillón, haciéndome más viejo y más gordo y perdiéndome toda la belleza y todo lo que nos da.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«La política de Obús es morir con las botas puestas en el escenario»