O Mosquetín presume de batanciño 18 años después

Numerosos vecinos y los familiares de Xosé Ces participaron en la inauguración de la réplica

.

Medio siglo ha sido necesario para conseguir que la réplica a escala del batán de Servia realizada por José Ces Ces en dicha aldea de Lousame ocupe el espacio que se merece. Ayer, esa espera tocó a su fin con la presentación oficial de la esmerada pieza en Os Batáns do Mosquetín, de Vimianzo. Fue un acto que estuvo marcado por la emoción, los agradecimientos, los recuerdos y, también, algunos reproches.

Estos últimos se los dirigieron el alcalde vimiancés, Manuel Antelo, y el diputado provincial de Patrimonio, Xesús Soto, a los anteriores responsables de la Diputación y del Concello, por haber provocado que el trabajo de Ces permaneciese arrinconado en un almacén durante los últimos 18 años. Soto calificó esa demora de «anormalidade». Tuvieron, por contra, palabras de agradecimiento para los familiares del bataneiro de Lousame presentes en el acto de ayer, tanto por la donación realizada en 1999 como por la paciencia mostrada durante todo este tiempo, y también para el investigador Xosé María Lema, que fue quien había negociado con ellos dicha cesión. Lema recordó ayer aquel proceso y la lucha social entablada después para recuperar los Batáns do Mosquetín y convertirlos en el conjunto etnográfico que los vecinos de la zona y los visitantes pueden disfrutar en la actualidad.

Además, todos coincidieron en la importancia de poner en valor el patrimonio etnográfico y de acercarlo a los vecinos, algo a lo que en este caso también ha contribuido de forma crucial uno de los habitantes de la parroquia vimiancesa de Salto, hogar de los Batáns do Mosquetín. El carpintero local Xesús Santos ha sido el encargado de armar la maqueta construida en los años 60 por Xosé Ces y -para sorpresa de los presentes ayer- de lograr que funcione tal como hacen los modelos originales.

Desde ayer el batán de Servia es el principal protagonista de uno de los edificios del conjunto de O Mosquetín y allí podrá ser visitado por todos aquellos que se acerquen cualquier día de la semana entre las 11 y las 18 horas.

El acto, celebrado en ese espacio, pero también en la casa de turismo rural próximo sirvió, también para que la Diputación (propietaria de O Mosquetín) y el Concello (encargado de su gestión) se felicitasen por los frutos de su colaboración y manifestasen su intención de seguir caminando por la senda de «poñer en valor o patrimonio provincial» de Vimianzo y de llevar a cabo «diversos proxectos para melloralo». Al respecto, Xesús Soto, avanzó que en el transcurso de este mes se aprobará el convenio de colaboración para la gestión tanto de los Batáns como del Castelo.

Votación
4 votos
Comentarios

O Mosquetín presume de batanciño 18 años después