Cee / La Voz

«Cumprimos 10 anos e agora a ver se chegamos a outros 10», decía ayer la presidenta de As Nemanquiñas, Lourdes Lema, con una visible cara de satisfacción por el éxito de la Xuntanza de Palilleiras, que ayer reunió en el polideportivo de Vimianzo a más de 700 encajeras, con el espíritu de comunión de siempre y el reto de convertir su afición en un negocio rentable todavía pendiente.

Precisamente en ese aspecto incidió el alcalde, Manuel Antelo, que estuvo acompañado por la concejala delegada de la Mostra do Encaixe de Camariñas, Sandra Insua, y por varios ediles de su gobierno, además de del PP y de IxV. Antelo recalcó que el palillo es «unha artesanía moi diversa», como constata la cantidad de gente distinta de toda Galicia -también había de León-, la riqueza de formas, de diseños... De ahí que, a su juicio, resulte preciso aprovechar esa riqueza para «facer un sector económico forte». Desde los concellos están aportando la parte del aprendizaje -de hecho ayer se pudieron ver decenas de niñas y niños en el encuentro- y considera que la Xunta debería implementar un plan estratégico para «un sector que ten moito que dicir».

Además de esa parte más institucional, la reunión tuvo mucho de diversión, con una comida en la que participaron unas 200 personas, y también de negocio, porque los vendedores de todo tipo de efectos relacionados con el encaje se fueron satisfechos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Las palilleiras de Vimianzo cumplen 10 años de unión con el negocio como reto