La detección de tuberculosis bovina tiene en vilo a granjas de Vimianzo

Juan Ventura Lado Alvela
J. v. lado CEE / LA VOZ

VIMIANZO

alvela

Hay cuadras afectadas en Bamiro y Baíñas por un problema que parecía olvidado

26 jun 2016 . Actualizado a las 08:28 h.

Son casos muy puntuales, localizados en Bamiro y Baíñas, por lo que se ha conocido hasta el momento cuando la campaña de saneamiento aún no está finalizada, pero han servido para reactivar los miedos de los años negros de la tuberculosis bovina en la que su incidencia vaciaba cuadras enteras.

Una de las propietarias más afectadas, con ocho vacas que dieron positivo, no acaba de explicarse que pudo suceder porque lleva más de 30 años saneando sus animales y nunca hasta ahora tuvo positivos. Además no ha incorporado a la explotación más que terneras con menos de un mes y de cuadras con el saneamiento en regla. De hecho no acaba de creérselo, dice que lleva varios días «durmindo como moito tres horas» e incluso ha pedido que lleven ya al matadero una o dos vacas en las que la reacción a la prueba de la tuberculina ha sido más evidente para tratar de que no le sacrifiquen el resto, porque está convencida de que se podrá comprobar que no tienen la enfermedad.

Como cambió de proveedor de pienso el año pasado y este coincide con el de otras granjas en las que ha habido positivos, le ha solicitado al Ligal que se lo analice, aunque sin éxito porque este laboratorio profesional del sector dice que no localiza patógenos en las mezclas, para eso tendrían que recurrir a Madrid. De hecho la mujer se muestra indignada por el trato recibido en algunos casos durante estas dos semanas que lleva a vueltas con el problema.