«A política téñoa esquecida e odiada»

Eduardo Lema, exalcalde de Vimianzo, madeireiro xubilado e acordeonista, fai un breve repaso da súa historia e da do seu pobo


«O cerebro non hai que deixalo durmir» y por eso el exalcalde de Vimianzo Eduardo Lema Fernández con 73 años, hace ahora 10( tiene 82), empezó a tocar el acordeón. «Decateime de que Alejandro Vidal da banda da Torre estaba pelexando con el e agora pelexamos os dous, case sempre un día por semana, agás agora nestas festas. Despois vén Jacinto Paredes -exmiembro de la Trébol-unha hora por aquí e tamén aprendemos algo de solfexo, que é importante para perfeccionar un pouco as cancións. Para nós é como unha terapia», detalla el empresario jubilado nacido en ese lugar que el mecánico y piloto Ricardo Vidal Rodríguez denomina «República Independente de Pasarela».

Como recuerda Eduardo, tienen bastante de independientes, con cuatro aserraderos -dos de ellos de su familia-, talleres, una pequeña fábrica de remolques, centros de costura,... lo que hace de la aldea más grande que Calo, la capital de la parroquia, y la fama de republicanos les persigue desde tiempos inmemoriales. Él la sintió bien pronto y en carnes propias, porque cuanto estaba a punto de cumplir los 14 años a su padre, José Lema Bello, «cando era no tempo das guerrillas» por dar cobijo en casa a quienes peleaban contra la dictadura de Franco, algo que en aquella época hacía mucha gente de la zona, incluidos algunos curas. Lo condenaron a seis años de cárcel, de los que cumplió uno en A Coruña y dos en Santoña (Cantabria). Todo porque, como relata Eduardo, uno de los guerrilleros, un tal Ponte de Ordes [Manuel Ponte Pedreira] «caera nun combate e colléronlle unha lista das casas. Viñeron e leváronos a todos». Fueron años muy duros: «Traballabamos de día con meu irmán, que tiña 17 anos daquela, e de noite, con miña irmá canteábamos ás táboas. Iso si, estabamos moi ben escoltados porque a Garda Civil viña todos os días», bromea el exalcalde, que se ha labrado una exitosa trayectoria empresarial, ahora continuada por sus hijos, sus sobrinos e incluso ya alguno de los nietos. Una carrera que le llevó incluso a Canarias, a la dársena de Santa Cruz, donde puso a funcionar una industria que allí casi desconocían y que cerró porque cesaron las subastas de madera.

Sin embargo, su dedicación a la política -que ahora no solo tiene «esquecida» sino también «odiada» porque, «de parte a parte, temos gobernos de delincuentes e de pagar impostos, que debería ser un orgullo, todo o que pode escapa»- no viene ni mucho menos de esa herencia republicana, sino de algo mucho más profano.

«Fama de ser de esquerdas xa a tivemos sempre todos, mesmo nos dicían os Ches, ?los Ches de Pasarela?, pero eu metinme nisto porque nós fixemos a pista para sacar a madeira á estrada de Laxe, tamén trouxemos o teléfono dende Vimianzo, que despois serviu para todo o pobo. Pero a ponte que divide Calo de Pasarela, que ten uns arcos perfectos, estilo romano, tiña o que se coñece como os riñóns cheos de escombro e ao pasar por ela cos camións tendían a abrir un pouco. Pedimos permiso e metémoslle formigón e pedra. Deixamos fraguar todo e abrímola, pero resulta que un día a meu irmá ía co camión e parárono os municipais. Metéronche 25.000 pesetas de multa daquela. Alejandro [Rodríguez] ao que despois deixei no meu sitio xa daquela estaba metido en política e díxome a multa sácacha José Luís [Rodríguez] Pardo, un avogado da Coruña. E sacouma, pero xa me enganchou e fun na cabeza de lista. Saquei seis e Pose, o médico, sete. Na seguinte, ao mes ou dous meses, deixei a Alejandro, que fixo catro mandatos moi bos, pero os dous últimos moi malos, metendo a seus irmáns e co da Casa da Cultura e todo iso. Díxenllo un día a el na cara e non lle gustou nada», resume el exalcalde, que sigue al tanto y se sabe de memoria mucho de lo que tiene que ver con el negocio de la madera del que vive su familia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Tags
Comentarios

«A política téñoa esquecida e odiada»