La explotación de Tallo tuvo que sacrificar 146 animales aunque solo una vaca tenía tuberculosis

La Voz CARBALLO / LA VOZ

PONTECESO

Imagen de archivo de una explotación ganadera
Imagen de archivo de una explotación ganadera Ana Garcia

El cierre de la granja no es definitivo y volverán a abrir una vez obtengan la correspondiente autorización sanitaria

20 sep 2021 . Actualizado a las 09:50 h.

Los propietarios de la granja de Tallo, en Ponteceso, que ha tenido que sacrificar todas sus reses aclaran que solo una vaca dio positivo en tuberculosis en las pruebas y por esta causa hubo que sacrificar la totalidad de los animales. Solo un ejemplar estaría enfermo.

Al mismo tiempo, informa de que la desocupación de la cuadra no se llevó de acuerdo con el propietario, sino que «el vaciado total de la explotación y sacrificio de los animales lo adoptó la Consellería de Medio Rural», por decisión del director xeral de Gandeiría, Agricultura e Industrias Agroalimentarias. Y lo hizo «para velar por el interés general, evitar la persistencia de la infección y prevenir el riesgo de contagio de otros rebaños». Esta medida, precisa, no requiere negociación alguna con el propietario.

Al mismo tiempo, los dueños de las reses apuntan que, en cuanto a la continuidad de la actividad, «no es cierto que por parte de los titulares de la explotación se hubiera acordado el cese». En su caso, añaden, se encuentran con una parada forzada «por el sacrificio de todos los animales de la explotación y la imposibilidad de reiniciar de modo inmediato la actividad». Antes de hacerlo es necesario desinfectar las instalaciones, la maquinaria y los elementos de la granja y mantener las cuadras «libres de animales» en tanto no transcurra el plazo que los organismos competentes «consideren oportuno». El período de tiempo puede ser de cuatro o cinco meses, según exponen en un escrito.