Xusto Gómez: «Non hai trucos para aprobar, pero é máis fácil sabendo notar o coche»

nicolás pose / s. g. CARBALLO / LA VOZ

PONTECESO

BASILIO BELLO

Personas con historia | Este vecino de Tella, en sus más de 40 años de trayectoria como profesor de autoescuela, ha enseñado a 6.000 personas, con 7 millones de kilómetros

12 ago 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Xusto Gómez (Buño, 1956) disfruta en su casa de Tella, Ponteceso, de su nueva vida de jubilado: «Aínda non me adaptei, sigo un pouco desorientado», comenta. Tras más de cuarenta años como profesor de autoescuela aún conserva sus horarios: «O outro día levanteime ás seis da mañán coma se fora para ir á autoescola, porque non perdín o costume», dice, y su experiencia en la enseñanza, pues se mantiene en contacto con su última empresa, la Autoescuela Carcopa, para colaborar ocasionalmente como mentor de los nuevos profesores y ayudarlos en sus primeros meses en la profesión.

Él recuerda sus inicios como un tiempo de muchos nervios y estrés, por sentir la responsabilidad de tener que enseñar bien a tanta gente. «Moitos profesores quéimanse ao principio e o deixan polo estrés, eu recomendo empezar pouco a pouco», aconseja el veterano.

Desde su juventud, Xusto tenía clara su vocación. Mientras estudiaba, trabajó en la Autoescuela Bergantiños en circuito cerrado, donde no se necesitaba titulación. En el servicio militar enseñaba a conducir en la sección de transporte: «Ensinaba nun Pegaso Cometa, un camión con só unha unidade de mando e non dúas coma os coches de prácticas habituais», recuerda Xusto.