«Pensar que trabajas en algo que te gusta es lo máximo que se puede hacer»

PAULA RAMOS / X. A. CARBALLO / LA VOZ

PONTECESO

Ana Garcia

GENTES DEL FINIS TERRAE | El docente José Suárez Souto, recién jubilado del instituto Eduardo Pondal de Ponteceso, fue homenajeado por sus compañeros la pasada semana por su dedicación de tantos años a la enseñanza

07 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

José Suárez Souto se despidió de las aulas del IES Eduardo Pondal de Ponteceso hace un año. La pandemia truncó sus planes. Él no quería dejarlo. «Por mí, seguiría mientras viviera», confiesa. Llegó a las aulas por la insistencia de un par de conocidos en el año 1979 y allí, entre pizarras y pupitres, descubrió su vocación. «Es lo máximo que se puede sentir», sostiene. Sus más de cuarenta años como docente se resumen en una sola palabra: satisfacción. La que supone, dice, «disfrutar viendo cómo aprenden y progresan los chavales». José sabe de primera mano que decir adiós es difícil. «Las lágrimas asoman a veces», apunta. Sin embargo, tiene recuerdos suficientes para sobreponerse a esa tristeza.

-¿Cuántos años se ha dedicado a la docencia?

-Empecé en el curso 1979-1980 y terminé el año pasado. Tendría que hacer la cuenta la verdad. Todo el tiempo estuve en el IES Eduardo Pondal, no tuve traslados a otros centros.

-¿Qué fue lo que le llevó a la enseñanza?

-Es un poco difícil de explicar. Yo estaba trabajando, como muchos más, y el centro había que ponerlo en marcha. Se partía de cero y, bueno, por gente que me conocía, que estaba vinculada aquí en el Ayuntamiento, que fue el motor principal de todo esto, el que promovió todo, pues alguien me dijo. «Oye, ¿por qué no te apuntas para dar clase? No seas tonto». La típica conversación, hasta que, bueno, me convencieron. Al año siguiente hice la oposición, la aprobé y ya no me bajé del carro hasta el año pasado.