«Aos 86 o que máis feliz me fai é bailar»

La abuela marchosa de Ponteceso. Consuelo no pierde comba y todos los domingos se entrega a la pista con una fidelidad envidiable. «Tiven 14 fillos e toda a vida fun unha escrava, agora só penso en bailar ?Escándalo, escándalo?...


Aquí tienen a Consuelo que no pierde comba cada domingo para trasladarse desde su casa de Anllóns a Ponteceso. Su objetivo: bailar hasta que el cuerpo aguante. Y el de Consuelo, según me cuenta nada más empezar la conversación, es de los que da todo. «Tiven 14 fillos e crieinos eu soa, ás veces levaba un no cesto, outro da man e outro ía dentro da barriga», indica esta mujer que me recibe en la cocina de su casa con ese mandil cruzado que es una seña de identidad de nuestras abuelas. Consuelo es de las que jamás se ha puesto enferma y de las que no se queja nunca -«sempre tiven moita saúde», apunta-, pero la fuerza interior para sacar adelante a todos sus hijos, prácticamente sola, le viene de un carácter que aún hoy le da la vida.

 «Son alegre de natureza, fun moi escrava, tiven unha manada de fillos, traballaba fóra e dentro da casa, e mira, agora todos meus filliños están ben, teñen a súa casa, e estou contenta». Porque Consuelo no tuvo en absoluto una vida fácil, su marido ahora ya no vive, pero no fue de los que la ayudó ni de los que compartió una vida con entrega. «Eu non tiven sorte. Se tivese un home que me axudase pois tería levado a cousa doutro xeito, pero o único que sabía era facer fillos», apunta sin ápice de victimismo. «Daquela había que casar, pero eu se nacese hoxe non casaba, non, ho. Arrimábame, se cadra», dice Consuelo con retranca y con tanta gracia que enseguida recuerda una estrofa y se pone a cantar: «Eu caseime por un ano por saber que vida era / o ano foise acabando, quen me solteiriña dera».

¿Y cuando vas a bailar todos los domingos qué música prefieres?, le pregunto. «Dáme igual, gústame todo, bailo reguetón, pasodobres, o twist, o rock, os boleros, o que me poñan por diante», se ríe, aunque matiza que no se le dan tan bien esas coreografías en las que tienes que agacharte, levantarte, dar vueltas con una mano, aplaudir....

Como ya me hago una idea y me imagino a Consuelo bailando a lo Coyote Dax, le pido que me haga una demostración de esos pasos en la cocina de su casa, y ahí sí compruebo que tiene más que aprendidos los bailes. Me agarro a Consuelo y nos ponemos las dos a bailar con música improvisada, en un modelo de entrevista nada ortodoxo, pero que la lleva a confesarme que a veces se le acerca alguno con otros intereses, pero que ella no está para «lerias» a estas alturas de la película. «Eu non vou con calquera, eh. E non me arrimo nada, non quero nada cos homes, xa tiven un e chegoume para sempre», me cuenta mientras seguimos bailando.

«AGORA PODO FACELO SOA»

«Eu o que non chego a entender -reflexiona- é a todas esas mulleres que van ao baile e logo pasan todo o tempo mirando sentadas nunha cadeira. Eu se teño que estar sentada, quedo vendo a televisión na casa!», concluye Consuelo mientras damos por finalizado nuestro baile.

Creo que ella tiene cuerda para rato y lo demuestra cuando afirma que puede echarse las tres horas de todos los domingos bailando sin parar ni un momento. «É o que máis feliz me fai agora mesmo, toda a semana penso en ir, sempre me gustou moito bailar, xa de mociña cunha pandeireta non paraba de moverme, bailaba na casa, en calquera sitio, pero isto é moito mellor». «Antes unha muller nunha verbena non podía bailar soa, e mira, agora eu non necesito a ninguén, póñome na pista e listo. Non teño que esperar a que ninguén me saque, por iso gústanme moito máis as formas de agora», me cuenta, mientras se cita con la fotógrafa para que inmortalice ese momento en uno de sus bailes de domingo. Ahí la tienen en la imagen, sonriente en una de sus tantas tardes.

¿Y qué artista es el que más te mueve? «Todos, todos, pero un pasodobre de Manolo Escobar ou esa de Raphael, ‘Escándalo, escándalo’ [canta], non a perdo», confiesa Consuelo, que revela que en esa fiesta semanal suele tomarse un cafeíño, «e ás veces bótolle un pouco de cana», se echa a reír al tiempo que confiesa que ella se viste siempre de manera cómoda, con unos zapatos que resistan tanta «marcha» y poco más. «Non me pinto nada, só boto un pouco de crema na cara e listo. Aínda que o que non perdo é o de ir á peluquería, non me gusta ir de calquera maneira», remata.

«Bailar quítame anos de enriba, despois de ir o domingo síntome moito mellor, máis áxil, así que cando algunha coñecida me di: ‘Non estás cansa?’. Eu respondo que ‘non, todo o contrario’, nótome con moita enerxía, bailar faime ben en todos os sentidos. Eu creo que canto máis sentada estás, máis cansa te sentes». A la vista está que Consuelo es de las que se mueven.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

«Aos 86 o que máis feliz me fai é bailar»