Restos del primer basurero de Corme ponen en riesgo la zona de O Roncudo

Frente al mirador y entre la vegetación queda mucho vidrio, que podría llegar a desatar un incendio o dañar a senderistas


caRBALLO / LA VOZ

Cualquiera que camine por la carretera que lleva de Corme a los bancos percebeiros de O Roncudo se da cuenta de que frente al mirador hay una amplia zona cubierta de restos de vidrio, salpicada por trozos de ladrillo y azulejo. Si se aproxima un poco incluso se puede ver alguna degradada suela de zapatilla y botellas enteras.

En ese punto salió a la luz hace seis años el que fue el primer vertedero de O Roncudo. El Seprona abrió una investigación y el Concello contrató una empresa de la localidad para que procediera a la limpieza. Pero 26 años después de que el basurero fuera tapado con tierra para ser vaciado en el 2013, los vidrios siguen llamando la atención desde la carretera y son perfectamente visibles desde la ubicación elegida para que los visitantes descansen del paseo disfrutando de unas espectaculares vistas al mar.

La concentración de vidrios entre la vegetación de la zona puede suponer un problema, por el aumento de riesgo de incendios en un monte ya muy castigado por el fuego, pero también pone en riesgo la imagen de lugar turístico que quiere otorgarse a Corme, que destaca por la calidad de sus percebes en la misma zona en la que todavía queda parte del antiguo vertedero, amén del daño que pueden sufrir los caminantes que se aventuren a salir de la carretera para ir monte a través.

Lo que queda del basurero, que es de antes de 1980, está en la punta de Os Chans y su presencia allí provocó numerosas quejas de los vecinos de Corme. Anteriormente, la basura de Ponteceso iba para la carretera de Balarés. Antes de construir la planta de transferencia y enviar todos los residuos a Sogama, hubo un segundo vertedero en O Roncudo, pero en la parte más alta. También esta instalación resultó ser muy polémica.

Análisis | Toda la información

VIDRIO ¿Cuántos años tiene ese depósito?

Es probable que tenga medio siglo, lo que es poco tiempo para el vidrio, ya que este material tarda entre 500 y 1.000 años en degradarse, a no ser que se cuente con la acción del mar, como ocurrió en el caso de Laxe, donde el oleaje hizo la playa de Os Cristais, uno de los atractivos turísticos del municipio. No es el caso de Corme porque, aunque se dijo que el mar podría haber retirado en el 2013 la capa de tierra con la que se cubrió el vertedero, el depósito está suficientemente alejado del Atlántico como para que no pueda ejercer una acción directa.

VERTEDERO | ¿Por qué se eligió ese lugar ?

Los vertederos de la Costa da Morte solían estar junto al mar, en puntos, además, de interés paisajístico. Ocurrió en Ponteceso, pero también en Malpica o Fisterra. Buena parte de la basura terminaba en el mar. En ese tiempo, el acceso a O Roncudo era solo un camino por el que iban los mariscadores, pero a principio de los 90 las quejas de la asociación de vecinos fueron constantes. En 1993, con el cambio de gobierno local, José Luis Fondo traslada el vertedero a la zona alta, lo que tampoco convence a los vecinos. Es entonces cuando el de la carretera se tapa.

INCENDIOS | ¿Qué efectos tuvo la basura en O Roncudo?

Grupos ecologistas y la asociación de vecinos manifestaron en muchas ocasiones su preocupación por el hecho de que el vertedero, que se mantuvo en activo hasta 1993, estuviera tan cerca de los bancos percebeiros. Cuando el depósito de basura se trasladó a la zona alta, de forma imprevista y sin autorización, comenzaron los incendios. Las quemas permitían reducir el volumen de desperdicios y además de la contaminación, los incendios eran constantes y en muchos casos llegaron a ser realmente peligrosos, puesto que llegaron a amenazar viviendas.

SOGAMA | ¿La planta de transferencia resolvió el problema?

En gran parte sí, pero dejó los restos de ese segundo vertedero que tuvo Ponteceso a la orilla del mar. Tuvieron que pasar muchos años todavía para que la basura desapareciera de O Roncudo. El Concello se alió con los de Cabana, Laxe y Malpica para construir una planta de transferencia, pero no fue hasta el 2005 cuando se acometió la clausura del vertedero. Habían pasado doce años desde que el Concello lo trasladó y tuvieron que pasar 8 años más para que se acometiera la limpieza del basurero junto a la carretera de O Roncudo, aunque está claro que no se realizó en las condiciones adecuadas.

Rémoras

No hace falta ser muy mayor para recordar los basureros incontrolados de O Son, Miñóns, San Adrián, el Cabo Fisterra... Lugares que ahora son miradores, y de los mejores de la zona, hasta principios de este siglo eran pasto de malos olores, humos e inmundicia. El trabajo realizado ha sido, además de necesario, muy bueno. Pero a veces quedan flecos, rémoras del pasado, como parece que ocurre en Corme, otro paraje de enorme interés. Todo es buscar soluciones.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Restos del primer basurero de Corme ponen en riesgo la zona de O Roncudo