Rescate en Ponteceso: «Tranquila, voy a por ti, estoy llegando»

Dos agentes salvan a una joven perdida de noche en el Monte Branco. Ella creía que nunca llegarían


carballo / la voz

Pero Rogelio sí llegó. Se cayó cuatro veces, tuvo que arrastrarse y gatear, y se dejó buena parte de la piel de las pantorrillas en las púas de los toxos. Montero García anda cerca de los 50 y es uno de los guardias del puesto de Ponteceso. Estaba de patrulla con su compañero Iván Moreira, que ronda los 40, cuando a eso de las 23.15 del lunes recibieron una llamada del 112 que los requería en el Monte Branco, que visto desde Cabana es suave arena, pero que hacia Balarés se hace bravo, hasta el punto de que es zona de percebes.

Por la zona estaba una joven de 26 años con su pareja, otros amigos y su perro. Ella reside en A Coruña, pero había ido a pasar unos días en casa de sus padres en Cabana. Mientras algunos pescaban, ella fue a pasear. Hay varios senderos por esa zona, pero hay que conocerla. Tras confundirse en varias ocasiones de camino, la chica cayó rodando y terminó en un área de difícil acceso, entre toxos y silvas de gran tamaño, ilesa, pero completamente desorientada.

Pero llevaba su teléfono, a tope de batería. «Pudo darnos su ubicación en tiempo real y al mismo tiempo fuimos manteniendo el contacto con ella», explica Rogelio Montero, todavía sin dormir para poder hacer el atestado. «‘‘Tranquila, voy a por ti, estoy llegando, pero voy lento’’, le decía yo. Y ella: ‘‘No podrás llegar. Es imposible tal como está’’». Pero Rogelio e Iván llegaron, cayéndose. En una de esas caídas, Montero García llegó a perder el equipo de transmisiones sin darse cuenta. Ayer por la mañana lo recuperaron sus compañeros.

Fue Rogelio el que se deslizó entre toxos y zarzas para llegar donde estaba la chica y su perro, en tanto que Iván quedó en la zona más accesible para darle apoyo. Los tres pasaron la noche ahí, al raso.

«Íbamos abrigados y era noche cerrada. Decidimos esperar», dice el guardia pontecesán. Poco antes de las ocho, decidieron emprender el camino de vuelta a la civilización. «Tardamos cuarenta minutos en llegar al camino, apartando silvas y toxos, teniendo cuidado del perro, uno grande y blanco, que se portó muy bien», explicó Rogelio. En línea recta, el tramo que recorrieron se haría en tres o cuatro minutos, pero, claro, en aquel maremagno de matojos llenos de pinchos no hay nada recto.

«Lo más importante era llegar a ella y comprobar como estaba. Lo hizo bien. Tenía el móvil, una mochila con agua y algo de comer... Le pasó lo mejor que le pudo pasar», explica Rogelio Montero.

Por la mañana, Protección Civil de Ponteceso esperaba a los dos rescatadores y a la extraviada con mantas térmicas y café caliente y en el puesto de la Guardia Civil le facilitaron ropa para que pudiera cambiarse. A continuación la llevaron con su pareja y sus amigos, con los que volvió a casa de sus padres. Dijo que no le hacía falta ir al centro médico y que era poco probable que volvieron a verla por ahí. «Pues nos tomaremos unas cañas por A Coruña», se despidió del sargento del puesto.

Una mujer que se había perdido y los agentes de la Guardia Civil que la rescataron pasan la noche en el Monte Branco ante las dificultades para regresar

S. G. Rial

Vecina de Ponteceso, se encuentra en perfecto estado

Una mujer que se había extraviado al salir a dar un paseo por el Monte Branco, en Ponteceso, tuvo que pasar la noche en esa zona debido a las complicaciones para el regreso. Junto a ella estuvieron sus rescatadores, dos agentes de la Guardia Civil. Esta mañana la acompañaron hasta su casa, en Ponteceso, adonde llegó en perfecto estado.

Según informa el 112, a la 22.30 horas de ayer emitió un aviso sobre una persona que se había perdido en el monte, cerca de la playa de Balarés. Se trataba de una mujer que había salido a pasear con su perro y no encontraba el camino de vuelta. Para dar cuenta de su localización, se empleó la aplicación Alpify 365, que permite conocer las coordenadas. Desde el 112 avisaron a la Guardia Civil y comenzó la búsqueda en una zona boscosa de esta parte de la parroquia de Cospindo. Al poco rato ya localizaron  a la mujer, que se encontraba perfectamente, pero el regreso se complicó por la inestabilidad del terreno, así que el equipo de rescate decidió pasar la noche en el monte. Provistos de suficiente ropa de abrigo, mujer y rescatadores esperados al amanecer para retomar el regreso. También a esas horas, un equipo del GES de Ponteceso, en coordinación con la Guardia Civil, les llevó a los tres más ropa de abrigo y bebidas calientes.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
24 votos
Comentarios

Rescate en Ponteceso: «Tranquila, voy a por ti, estoy llegando»