El pontecesán al que le incautaron la raposa se enfrenta a 17.500 euros de multa

El Seprona abrió una quincena de denuncias por deficiencias en la posesión de animales


Carballo / La Voz

El Seprona del puesto de Arteixo abrió diligencias administrativas contra J. M. B. C., de 50 años y vecino de Tallo (Ponteceso), por tener una raposa atada a una cadena dentro de su propiedad y por supuestas deficiencias en la documentación y en las cartillas sanitarias de 14 perros de caza.

La investigación, que se inició en el transcurso de un servicio rutinario efectuado por una patrulla de la Guardia Civil, concluyó el lunes, día 28, por la mañana con el decomiso de una hembra de zorro común.

Sobre la procedencia de la raposa, el supuesto infractor habría alegado que la acogió cuando era una cría. Los agentes, sin embargo, analizan si este mamífero, de la familia vulpes vulpes, fue utilizado en la práctica para que los perros reconocieran su olor y forma como parte del entrenamiento diario con vistas a futuras cacerías.

En el transcurso de este operativo, los agentes del Seprona de Arteixo tramitaron una quincena de denuncias, todas ellas administrativas. Una de ellas, por posesión de «un animal silvestre, capturado de forma ilegal», según la Guardia Civil. El resto, por no desparasitar los perros de caza (13) y una adicional porque uno de los canes carecía de documentos. A efectos administrativos, los agentes «detectaron numerosas deficiencias en las cartillas sanitarias y registros» de los animales.

En cuanto a las multas a las que se enfrenta este vecino de Ponteceso, en la legislación vigente se abre una horquilla de entre 2.401 y 17.500 euros.

La Guardia Civil abrió una diligencia por cada infracción supuestamente detectada. Aunque, por lo general, la Administración competente, en este caso el Servizo de Conservación da Natureza de la Xunta, podría abrir, si lo estima oportuno y ve indicios para ello, un expediente conjunto por el total de las incidencias o, a lo sumo dos: uno por la tenencia ilícita de la raposa y otro, con el resto de deficiencias en las cartillas sanitarias y registros de los perros.

En lo que respecta a la hembra de zorro común, esta será devuelta a su hábitat natural una vez superados los exámenes de condiciones higiénico-sanitarias. En todo caso, la raposa y los 14 perros de caza gozaban de un buen aspecto físico y estaban bien alimentados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El pontecesán al que le incautaron la raposa se enfrenta a 17.500 euros de multa