IN MEMORIAM | Un sacerdote que supo ganarse el cariño de sus feligreses

José Amado Mato quiso descansar junto a aquellos a los que pastoreó durante 50 años


Don José siempre ha encarnado como nadie aquellas palabras del papa Francisco: «Ser un pastor que huela a oveja», conociendo a sus feligreses, visitándolos y acompañándolos a nivel humano, social y espiritual. Era habitual verlo caminar por sus parroquias charlando con unos y con otros, que lo veían como a uno más del pueblo.

Formado en Comillas, donde se licenciaría en Teología y Filosofía, llegó a la comarca de Betanzos en 1954, y allí permanecería durante el resto de su ministerio, como el mismo afirmaba, porque «se encariñaron conmigo y yo con ellos».

Son numerosas las obras materiales que ha dejado en las parroquias: cementerios, casa rectoral, el cuidado esmerado de los templos... Predicaba con sencillez y siempre terminaba las celebraciones invitando a los asistentes a que fuesen «buenos».

Pero sobre todo, amaba sus parroquias y a sus gentes; tanto que, aunque natural de Ponteceso, quiso descansar junto aquellos a los que durante 50 años pastoreó trabajando con la misma ilusión y las mismas ganas que el primer día. Descanse en paz.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

IN MEMORIAM | Un sacerdote que supo ganarse el cariño de sus feligreses