El llamado banco malo salda restos de promociones inmobiliarias en la zona

A partir de 43.000 ya se pueden comprar pisos sin estrenar en la Costa da Morte


carballo / la voz

El Sareb, conocido como el banco malo, está realizando una agresiva campaña, a través de la inmobiliaria Servihabitat, para deshacerse de los restos de promociones de la Costa da Morte. Son viviendas sin estrenar, aunque con una antigüedad de al menos 10 años, por lo que no pueden considerarse nuevas. Se trata de pisos que no se habían vendido cuando estalló la burbuja inmobiliaria.

En Ponteceso hay dos edificios con muchos apartamentos todavía vacíos. El de la calle Eduardo Pondal, en pleno centro urbano, parte de 43.000 euros, pero por otros 1.300 euros más se puede conseguir con trastero y garaje. Los más caros no llegan a los 50.000 euros. Ahora están tasados en 48.450 euros.

Hipotecas

La bajada de precios podría tener que ver con el caso de las hipotecas, que ha abierto una guerra comercial entre bancos, sobre todo por la cuestión de los gastos, pero también por la prevista subida de los tipos de interés. Los especialistas recomiendan negociar los préstamos con todas las entidades bancarias que sea posible.

También en Ponteceso, pero en el Campo da Feira, las viviendas van de los 49.000 y los 53.000 con garaje y trastero y una superficie de entre 96 y 103 metros cuadrados. Además, la inmobiliaria regala por cada compra cheques de 1.500 euros para hacer frente «a los primeros gastos».

En Carballo la bajada ha sido también sustancial. En la Vila de Negreira, a un paso del centro, quedan una veintena de pisos, de entre 65.000 y 71.000 euros y muchos de ellos con plaza de garaje y trastero. La mayoría tienen tres dormitorios.

En Cee, también en el centro, el precio es algo más caro, pero también ha bajado. Ahora arrancan los precios a partir de los 58.000 y llegan a los 111.800 euros, aunque se trata de una vivienda de 129 metros cuadrados, un tamaño muy inusual en la zona. Más económicos son las casas de la rúa Castelao, puesto que van de los 67.100 a los 74.600 euros con garaje y trastero. También son bastante amplios, entre los 85 y los 94 metros cuadrados.

Para los que estén pensando en comprar una segunda vivienda, la playa de Quenxe, en Corcubión es una buena opción. En torno a los 68.000 euros se venden residencias de entre 62 y 72 metros cuadrados, aunque con garaje y trastero.

Sin embargo, una de las mayores gangas está en Fisterra, en Escaselas. Se trata de pisos de entre 42 y 76 metros cuadrados con sus correspondientes garajes y trasteros y todo por 385.000 euros, lo que supone una media de 48.000 euros por cada uno de los viviendas. En este caso sería también para segunda residencia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

El llamado banco malo salda restos de promociones inmobiliarias en la zona