El fugado de Teixeiro destacaba en la cárcel por su «buen comportamiento»

La familia del joven al que mató de un disparo sigue muy afectada y guarda silencio


carballo / la voz

Nada conflictivo y muy colaborador. Si por algo destacaba el carballés Iván Añón Botana en la cárcel de Teixeiro, a la que no regresó cuando le correspondía el pasado día 10 después de un permiso, era por su buen comportamiento, especialmente en los últimos años. Así lo puso de manifiesto ayer el delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada, y lo corroboran fuentes conocedoras de su actitud en la prisión, en la que no acaban de explicarse cómo pudo tomar esta decisión, cuando no era la primera vez que salía y en las anteriores regresó con total normalidad. Es más, aseguran que su trato era correcto tanto con el resto de los internos como con los propios funcionarios, por lo que no les encaja para nada esta huida con la imagen que tenían de él y con lo que había sido su modo de proceder hasta la fecha. Apuntan incluso a factores externos para explicar por qué en esta ocasión decidió no regresar. Desde el pasado día 11, una requisitoria pesa en su contra para que ingrese de nuevo en prisión.

Un agente de las fuerzas de seguridad de la comarca de Bergantiños, que lo conoce desde que era adolescente -varios años antes de que matase de un disparo al malpicán Gerardo Martín Pose, de 25 años-, apunta hacia el entorno del reo, a la hora de buscar la motivación que le pudo haber llevado a este quebrantamiento de condena. Y no es el único. Otras fuentes policiales de la zona también ven como hipótesis más plausible el hecho de que alguna relación, ya sea de amistad o sentimental, le sirviese a Añón Botana para no regresar, cuando llevaba ya cumplidos 10 de los 27 años a los que fue condenado, no solo por la muerte de Martín Pose, sino también por tenencia ilícita de armas, robo con violencia, hurto de vehículo y daños.

Añón Botana ha pasado prácticamente todo lo que lleva de vida adulta en la cárcel, porque apenas había alcanzado la mayoría de edad cuando cometió el que en la zona se conoce como crimen de A Pontedona, por el lugar de Ponteceso donde ocurrió. De ahí que estuviese plenamente adaptado a la privación de libertad y que su comportamiento, tal como se ha reseñado, fuese bueno. «En este momento tenía buen comportamiento y se le concedió el permiso porque desde el 2016 el juez había dicho que la junta de tratamiento se lo había denegado y no estaba de acuerdo. A partir de ese momento, coincidiendo con datos de buen comportamiento, ya se lo concedían», dijo ayer el delegado del Gobierno, quien, a preguntas de los medios, recalcó que tenía «una cuarta parte de la condena cumplida» y que ya había disfrutado de otros permisos anteriormente.

Concretamente, el ahora fugado había solicitado salir en dos ocasiones, hace ahora en torno a tres años. En ambos casos la junta de tratamiento se lo había denegado, sin que hayan trascendido los motivos, pero también esas dos veces el joven recurrió y el juez le dio la razón. De ahí que al tercer intento ya le fuese autorizada la salida sin tener que recurrir de nuevo a la vía judicial.

En estos permisos, siempre según fuentes del entorno de la comarca de Bergantiños en el que se movía, Añón Botana aprovechaba para hacer vida social: salir con amigos y mantener algún tipo de actividad en las redes, pero no existe constancia alguna de que volviese a participar en actividades de carácter delictivo. En cuanto le vencía el plazo, regresaba a Teixeiro sin mayores incidencias.

Protegido en su entorno

Solo esta vez cambió el guion y fuentes locales de las fuerzas de seguridad descartan casi por completo que pudiese haber emprendido una huida de larga distancia. Se inclinan mucho más por la opción de que pueda estar recluido en la zona y protegido por personas de su entorno. De hecho, antes de que se conociera que no había vuelto a la cárcel varios testigos lo habían reconocido moviéndose con cierta normalidad por Carballo y Arteixo.

Frente a todos estos movimientos, en el entorno de la víctima las cosas apenas han cambiado en los 12 años transcurridos ya desde el asesinato de Gerardo Pose. La Voz se puso en contacto ayer con sus padres, que declinaron manifestarse al respecto. Se limitaron a afirmar que siguen muy afectados por todo lo que han tenido que soportar a lo largo de este tiempo.

Añón Botana daba sus primeros pasos en el mundo del delito cuando cometió el asesinato

Iván Añón Botana no era un chaval ejemplar, pero tampoco estaba entre los referentes de la delincuencia carballesa de la época cuando apretó el gatillo de aquella Star BSK y se llevó por delante la vida de Gerardo Martín Pose. Agentes de las fuerzas de seguridad de la zona, alguno de ellos ya retirado, recuerdan haberlo interceptado por conducir sin carné -la primera y más habitual de las infracciones cometidas en este ambiente- y dan por hecho que había empezado a participar ya en la dinámica de sustracción de vehículos y asaltos, sobre todo a locales de hostelería, que constituye el grueso de las actividades ilícitas de estas pandillas que surgen en contextos marginales de Carballo y Coristanco.

Unos ambientes que, a juicio de estas fuentes, podrían también tener mucho que ver con la situación actual, ya que no es el único caso similar que se da en la comarca de Bergantiños. Otros jóvenes del mismo entorno, y uno particularmente, acumulan requisitorias judiciales que no se cumplen. Se trata de núcleos familiares y vecinales muy cerrados en los que resulta complicado entrar, porque hay otras muchas personas o bien con cuentas todavía pendientes con la Justicia o bien con un largo historial a sus espaldas que facilitan protección ante este tipo de actitudes. La única forma de actuar suele ser con una orden de entrada y registro en la mano que los agentes no siempre consiguen y, generalmente, con dispositivos considerables, como el de los 80 guardias que intervinieron en su detención en el 2006.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
23 votos
Tags
Comentarios

El fugado de Teixeiro destacaba en la cárcel por su «buen comportamiento»