Comenzaron las batidas para intentar evitar los daños del jabalí en el maíz

La salida en el litoral carballés el domingo por la tarde acabó sin capturas


carballo / la voz

Los agricultores de la zona llevan semanas denunciando los ataques de los jabalíes en los maizales y los daños que eso les genera en sus cosechas. En Artes, Sofán, Ponteceso o Caión, entre otros muchos puntos, han visto como de un día para otro se quedaban sin buena parte de sus cultivos por la voracidad de las manadas de cerdos salvajes. Reiteradamente han pedido batidas ante la ineficacia de otros métodos más convencionales. Y desde hace unos días ya está en marcha, como confirmaron ayer tanto desde fuentes de Conservación da Natureza (Consellería de Medio Ambiente) como de la Federación Galega de Caza na Coruña, aunque en este caso la comunicación solo llega de una manera informal entre miembros de diversos tecores, ya que no tiene competencia en la materia.

Una de las últimas batidas en la zona fue el domingo por la tarde en Carballo. En concreto, en las proximidades de Salto, en la parroquia de Vilela, muy cerca de la zona litoral. Salieron al campo los 18 miembros de una cuadrilla del tecor de Baldaio, aunque actuaron en el coto que corresponde a la parroquia de Lema.

Jesús Casás López, uno de los directivos de la entidad, explicó ayer que la batida no dio resultado. Solo vieron jabalíes de pocas semanas, por lo que no pudieron disparar (solo se puede hacer con los adultos, nunca con crías). Los mayores no salieron. Estuvieron buscando poco más de una hora, pero son resultados. Y el domingo 23 volverán a intentarlo.

Casás explica que en toda esa zona los daños son abundantes, aunque no está claro si están provocados por el mismo grupo de animales o por varios. Las huellas llegan de Razo a Baldaio, y más allá. En Arteixo también hubo batida el sábado, en la zona de O Rañal, y se cobraron una pieza, un jabalí macho.

Las autorizaciones por daños se conceden con independencia del cupo de piezas que, por tamaño, le corresponde a cada tecor durante la temporada.

El problema es muy grave en algunas zonas. Incluso está obligando a adelantar la campaña de ensilado de maíz, cuya cosecha se prevé excepcional este año.

Ese es el caso, al menos, de Rubén Cerbán, un ganadero de Mazaricos que tuvo que comenzar la recogida de la gramínea en una finca que tiene alquilada en el municipio de Outes, informa Xoán Ramón Alvite.

El maíz necesitaría alrededor de dos semanas más de maduración para estar en condiciones óptimas, pero decidió iniciar su recolección para evitar quedarse sin nada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Comenzaron las batidas para intentar evitar los daños del jabalí en el maíz