En las playas de la Costa da Morte hay disponibles once desfibriladores

La mayoría de estos aparatos se encuentran en arenales con bandera azul y nunca se han usado

S. g.
carballo / la voz

Entre los días 5 y 7 de agosto, murieron cuatro personas en las playas de Galicia a causa de problemas cardíacos. Estos sucesos han puesto en el punto de mira la necesidad de dotar los arenales con equipos de desfibrilación disponibles en caso de paro cardíaco. En cambio, en la Costa da Morte ya hay numerosos aparatos, un total de once. La mayoría de ellos en arenales que tienen bandera azul.

No es obligatorio que todas las playas cuenten con este dispositivo, aunque es altamente recomendable. Desde la entrada en vigor el decreto por el que se regula la instalación y el uso de desfibriladores externos, en el 2017, todos estos aparatos tienen que estar registrados en el 061.

Carballo es el municipio con más dispositivos, un total de tres, situados en los puestos de salvamento de Arnados-Razo, As Saíñas y A Pedra do Sal.

En Ponteceso, esta semana habrá un nuevo dispositivo en la playa de Balarés, según ha avanzado la edila Susana Toja. «Aínda que está acabando a tempada de verán, decidimos poñelo igual», comenta.

Laxe

En cambio, en Laxe cuentan con un equipo desde hace siete años, aunque como comenta el alcalde, José Manuel Mouzo, «nunca nos fixo falta». Otros arenales que tienen equipos más longevos son los de Estorde, en Cee, y Area Maior, en Malpica, ambos desde hace cinco años. Noel Pampín es socorrista en este último municipio y considera que «aínda que non sexa obrigatorio, é necesario». También en A Laracha hay un equipo desde el 2015, en la playa de Caión, más recientemente en Langosteira, en Fisterra, y en O Ézaro, Dumbría, donde solo lleva un mes.

En ninguno de los casos se han llegado a usar, al igual que el de playa de Arou,en Camariñas, con bandera azul. Para el concejal José Manuel Canosa, es imposible que haya un equipo en todos los arenales: «Temos demasiadas praias e tes que dispoñer dunha persoa preparada», apunta.

Estos dispositivos detectan cuando es necesario aplicar una descarga eléctrica

La presencia de los desfibriladores automáticos cada vez está más extendida, sobre todo en las instalaciones deportivas. En los últimos años, debido al aumento de problemas cardíacos, este servicio se incluye en varios puntos de la costa gallega. Además, es un requisito imperativo, pero no obligatorio, para obtener la bandera azul.

En Carballo disponen de tres aparatos, en los arenales de Razo, As Saíñas y A Pedra do Sal, desde hace diez años. También hay un equipo de oxigenoterapia para los problemas respiratorios.

Fernando Abelenda es socorrista desde hace varios años en el municipio y explica que su funcionamiento es sencillo, «ponse un parche da clavícula cara abaixo, ao lado do corazón e outro no abdome, no lado contrario». Para poder usarlos, se necesita un curso de primeros auxilios especializado en este tipo de equipos.

Belén Villar es técnica de primeros auxilios en Razo y su trabajo consiste en realizar tareas de enfermería como curar heridas o torceduras. Como ella explica, son desfibriladores semiautomáticos que «analizan como funciona o ritmo do corazón y en función de eso, indica si se puede realizar la descarga».

No a todos los rescatados se les puede aplicar esta reanimación, depende de las condiciones de la persona, aunque como indica Belén, «si se puede utilizar, son muy útiles».

Esta temporada no se ha realizado ninguna atención por parada cardíaca, pero sí en los años anteriores. Dos veces intentaron la reanimación pero ya era demasiado tarde.

Faltan socorristas en varios arenales

La escasez de personal de salvamento durante este verano también afecta a la disponibilidad de desfibriladores en los arenales de la Costa da Morte.

Este es el caso de Corcubión, ya que nadie se presentó a las pruebas de socorrismo esta temporada. Jorge Domínguez, de Protección Civil, explica que «a nosa intención era telo pero ao non haber socorristas quedamos sen el». Aun así, en el Concello hay un equipo de estas características: «En caso de que faga falta, está dispoñible para usalo», comenta Jorge, pero añade: «Nunca tivemos ningún aviso».

Una situación parecida se vive en el municipio de Muxía, en el que solo hay un desfibrilador en la base de Protección Civil. José Manuel Blanco es policía local y asegura que, además de los pocos aparatos que hay disponibles, «somos poucos os que temos o curso necesario para poder usalo». Lo mismo ocurre en Cabana. El dispositivo de reanimación se encuentra en el pabellón y no en Rebordelos, la playa que tiene más afluencia, por falta de personal suficiente.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

En las playas de la Costa da Morte hay disponibles once desfibriladores