carballo / la voz

Con el tiempo tormentoso de los últimos días, había dudas sobre si el cielo estaría despejado para la celebración de la segunda edición de la Travesía Balarés, que organizó la agrupación deportiva Abellariza de Ponteceso. Pero lo cierto es que ayer fue una excelente jornada, con un mar perfecto para nadar, lo que fue sinónimo de pocas bajas: solo 10 de los 140 inscritos, perteneciendo la mayoría a la travesía corta, de 1.600 metros. El sol también animó a la gente a acercarse por la mañana hasta el arenal, haciendo de esta jornada deportiva un día lúdico en familia.

En cuanto a resultados, dos riojanos lograron las mejores marcas en la prueba absoluta, de 3.200 metros, con salida y meta en Balarés. El que más, Francisco Oteiza, con un tiempo de 48 minutos y 4 segundos. Este nadador federado, de 41 años, se estrenó ayer en la prueba pontecesana. Lleva unos días de vacaciones en Galicia, y el pasado domingo ya participó en la Travesía Oleiros, también integrada en el Circuito Travesía Costa. No obstante, allí quedó tercer clasificado.

Sobre la experiencia vivida ayer comentó: «Me pareció muy chula. Al tratarse de una ría el agua está tranquila. Y el hecho de salir y llegar desde la misma playa me encantó. La he disfrutado mucho». Y añadió: «He ido todo el rato primero, a 10 o 15 metros del segundo clasificado [Antonio Rivas, de Oleiros]. Pero al final le saqué un poco más de tiempo [35 segundos]». El tercero fue Pablo Carros, de A Coruña (50.26).

En categoría femenina, venció Esther Rodríguez, con un tiempo de 48 minutos y 50 segundos, revalidando, así, el título del año pasado, que fue cuando se estrenó en Balarés. Tiene 38 años y lleva los dos últimos viviendo en Santiago: «Practico triatlón, de modo que es en esta temporada cuando en mejor forma estoy. El año pasado me sorprendió mucho este lugar y tengo pensado volver siempre que pueda. La travesía de este año me salió mejor porque fui seguido detrás del segundo clasificado y eso me supuso una ayuda brutal en orientación y ritmo», dijo. Cabe destacar que esta fue su segunda victoria en el mismo fin de semana, pues anteayer ganó la carrera de 10 kilómetros de Vilaño, en A Laracha. Le siguieron en el podio de Balarés Marta Barbeito, de Oleiros (51.51), y Bogna Mazur, de A Coruña (52.08).

El físico baiés Jorge Mira se estrenó ayer en aguas abiertas

En la travesía corta, que partió de la playa Area das Vacas, en Cabana, con meta en Balarés, el ganador fue David González, de A Coruña (27.41): «Nos 800 primeiros metros fomos todos xuntos e había unhas poucas ondas. Despois vin en solitario, e foi divertido engancharse a algúns dos da ruta larga», expresó.

Le siguió el físico baiés Jorge Mira (31.32) que, aunque es campeón gallego en 800 metros libres máster en piscina, vivió ayer su primera experiencia en aguas abiertas: «Sempre me dou un baño na praia de Rebordelo [Cabana] e non pensei que isto se cruzase tan rápido. Saín detrás de todos e despois adianteilles a todos ata o punto de que pensei que gañaba xa que non vin a ninguén diante miña. Para a próxima terei que mellorar a estratexia de orientación», comentó entre risas. El tercer clasificado fue Jose María Profitos de A Coruña (31.56).

En categoría femenina, triunfó Helen Sanderson (33.25), inglesa que lleva 20 años viviendo en A Coruña, y que tras su participación en la travesía de la ciudad herculina, se estrenó ayer en la de Balarés: «No pensé acabar primera ya que soy una aficionada. Sentí mucho frío en las manos, aunque lo pasé genial. Me ha encantado la organización y el ambiente por el compañerismo brindado», comentó. Le siguieron Mar Martínez, de Oleiros (37.06), y María del Carmen Lorenzo, de A Coruña (37.09).

La fiesta terminó con una gran paellada y con un aplauso para las 50 personas que colaboraron en el desarrollo de la prueba.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

INCLUYE ÁLBUM | Esther Rodríguez revalida el título de la travesía a nado de Balarés