El negocio puede estar en lo «slow»


La mayor parte de los vecinos de la zona que ya tienen una edad (bastante) coinciden en que en su juventud la vida era mucho más dura. Las cosas han adelantado una barbaridad, por cada paso adelante nos aleja del pasado, incluso de lo que estaba bien. Cada vez menos gente se dedica a la agricultura y la ganadería y las explotaciones son cada vez más grandes. Las vacas se han convertido en auténticas fábricas de leche, alimentadas con esmero para que produzcan lo más posible, aunque, eso sí, a un coste muy elevado. Así, lo «slow» puede ser también un negocio. Lo lento puede ganar a lo industrial si las cosas se piensan bien.

Hay que decidir cuál es el modelo. El de la cantidad a precios bajos o el de la calidad mucho más valorada. Es preciso saber si con 30 reses es posible sacar adelante a la familia o si son necesarias 100 para tener una granja viable.

Todo es cuestión de equilibrio, algo que parece haberse perdido. Producir más obliga a una alimentación dirigida a ello, con piensos, porque la base territorial no permite el pastoreo, sistema mucho más económico y razonable. Además, la pradera es estable, no depende del mercado americano de la soja ni de si en Canadá han dejado de plantar centeno. La hierba es de cada uno y está siempre ahí.

Los que dependen demasiado de los piensos se han encontrado en muchas ocasiones con costes de producción disparados. Siempre están expuestos.

Tal vez habría que plantearse dejar de abastecerse en Estados Unidos o incluso en Aragón y empezar a pensar que el grano puede producirse aquí, como se hacía antes. Tal vez hay que plantearse ser un poco más autosuficientes, para que las oscilaciones de precios por cosas que ocurren a miles de kilómetros de distancia pongan en peligro una explotación de Ponteceso, por poner un ejemplo.

No es cierto que lo que se hacía antes fuera tan malo, ni en el campo ni en el mar. Las vedas entonces eran más largas y había más pulpo,

Autor Cristina Viu CIUDADANA

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El negocio puede estar en lo «slow»