Carballo / La Voz

Antonio Chava Angulo, del Rías Baixas, ganó la primera etapa de la Volta á Coruña, con salida y meta en Ponteceso. El cántabro culminó una escapada de siete corredores, que se había fraguado en el ascenso al Mirador de O Ézaro. La dureza de sus rampas, de primera categoría, fue la base en la que el Froiz, de Evaristo Portela, cimentó una estrategia, que forzó la fuga buena, aunque sin el premio de la victoria.

El ritmo impuesto por el equipo pontevedrés y la oportunidad de poner a tres corredores en la escapada dejó tocados a algunos de sus principales rivales, si bien el Cortizo, con Montenegro, y el Rías Baixas, con Angulo, respondieron con solvencia.

La etapa arrancó con 120 corredores. Se aguardaba una jornada con nervios, la más larga con 150 kilómetros. Poco antes de alcanzar la meta volante de Ponteceso ya se había producido la primera fuga, protagonizada por Lopes (Bombarral), Martin Fariña (Cambre Caeiro) y Mikel Ugarte (Vigués). Este fue el orden de paso de los tres ciclistas en la lucha por el primer punto puntuable para el maillot verde antes de ser neutralizados.

En el kilómetro 19 se produjo la primera fuga de importancia, compuesta por Vallejos, del Gs Sport valenciano; Javier Coria (Vigués); Ángel Gutiérrez (Arte en Transfer León) a quienes se unió poco después Fernando Navas (Extremadura). Los escapados alcanzaron el puerto de Regalados de tercera, primera complicación del día y persistieron en su empeño camino de San Roque, donde alcanzaron una ventaja sobre el pelotón que superaba los tres minutos.

Las formaciones con aspiraciones, como Cortizo Anova, decidieron tomar el control de carrera y acelerar el ritmo para evitar sorpresas. En apenas 20 kilómetros se puso fin a la escapada y así los ciclistas llegaron agrupados al pie del Mirador de Ó Ézaro. El ritmo del ascenso lo marcó el Froiz que acabó con Sergio Vega (Froiz), Antonio Chava Angulo (Rías Baixas) y Martín Lestido (Froiz) en ser los primeros en coronar el Ézaro. Con ellos estaban Raúl García (Cortizo Anova) y Óscar Linares (Gomur).

Lestido fue el primero de los nueve ciclistas en fuga al paso por la meta volante de Dumbría. El de Padrón aguantaba bajo la lluvia en un tramo final de carrera que se había acelerado tras romperse el pelotón en O Ézaro. Se forma entonces un grupo de 7 unidades a falta de veinte kilómetros a meta. La ventaja de los fugados superó el minuto. Lestido, Martínez, Vega (Froiz); Montenegro (Cortizo Anova), Angulo (Rías Baixas) Linares (Gomur) y Ropero (Polartec) circulaban sin oposición en busca del triunfo de etapa.

Con el fin de evitar un esprint los miembros del Froiz se prodigaron en continuos ataques a los que se veían obligados a responder Angulo y Linares hasta la entrada en meta con victoria para el del Rías Baixas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El Chava Angulo gana en Ponteceso