Abarrote en los mercados y en las terrazas

El buen tiempo animó a la gente a visitar los mercados de Carballo y Ponteceso, y a probar las tapas de Laxe

.

Nicolás Blanco no sabía ayer si atender su negocio en Ponteceso (Royale Tym) o la Cervecería de Laxe: «Hoxe pola mañá houbo moita xente co tema do mercado pondaliano. Tivemos moito traballo e aínda no tiven tempo de ir a Laxe, pero, polo que me dixeron estaba a tope».

Tampoco dio abasto Ana Hermo, de O Recodo de Antía, en Laxe. Su pincho de xarda afogada con allada de grelos fue todo un éxito culinario. Un acierto: «Liquidamos todos os pinchos», sentenció. Una opinión muy similar a la ofrecida por Felipe Oróns Baña, de O Bocho. Su salpicón de xarda, sencillamente encandiló al cliente: «E iso que é sábado, pero mañá [por hoy] vai ser moito mellor porque se prevé máis xente, xa que dan bo tempo». La segunda jornada de la ruta de pinchos tenía que acabar sobre las tres de la tarde, «pero nós rematamos as catro, mais ou menos», señaló una más que satisfecha Ana Hermo. Y añadió: «Mañá haberá máis xente. Os domingos son, polo xeral, así». El que más y el que menos ayer hizo trayecto doble entre Ponteceso y Laxe para disfrutar de un excelente mercado pondaliano, entremezclado con un buen pincho a base de pescado.

Por su parte, en el barrio de A Milagrosa apuestan por la temática medieval para captar al curioso, el cliente y el turista que este fin de semana se acerca hasta Carballo animado por la buena climatología. La feria medieval dispone de oferta de ocio y animación. Evaristo González hizo las delicias de los pequeños (y no tan pequeños) con sus magistrales clases de cetrería. Sus demostraciones dejaron boquiabiertos a más de uno. Su ejemplar de águila esteparia, sus águilas de Harris, su búho real ibérico, sus halcones, mochuelos, lechuzas... Así hasta 14 aves rapaces, dieron un aire mágico en la calurosa mañana de ayer. Justo al lado estaba Cabalburr, donde Félix Casillas y los suyos recreaban las luchas entre soldados, mientras algún curioso recordaba la serie de Juego de Tronos. Mostraban las diferentes tipologías de espadas con las que peleaban los soldados y caballeros de los siglos doce y trece: la templaria, la de Excalibur, la de los hospitalarios, de la orden de San Juan... Así como los escudos de las diferentes órdenes de caballeros.

Pero para espectacular, sin duda, la enorme tirolina que se instaló en Ponteceso. Se ha convertido, sin ningún género de duda, en uno de los grandes atractivos de este Mercado Pondaliano. Una verdadera virguería de juego, que disfrutaron los chavales de todas las edades.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Abarrote en los mercados y en las terrazas