Retiran las seis últimas plataformas del polígono bateeiro de Corme

La concesionaria no ha confirmado si reactivará la actividad productiva en la ría

Retiran las seis últimas plataformas del polígono bateeiro de Corme VÍDEO | Los trabajos se extenderán, según lo previsto, hasta la próxima semana

Carballo / la voz

Remagro S.A., con sede en O Grove, y propiedad de Manuel Meis Cacabelos, inició los trabajos de retirada de las seis plataformas que todavía quedaban en el polígono bateeiro de Corme.

Las actuaciones comenzaron ayer. Una embarcación se encargó de soltar los artefactos y de trasladarlos a la zona de A Ribeira para su posterior desmantelamiento. Una de estas plataformas ya ha sido desguazada. Fondeadas en el mar quedan otras dos, que también serán retiradas estos días. Estas labores se completarán a lo largo de la próxima semana. Desde Remagro, S. A. sí confirmaron que se había dado orden de retirar los artefactos, lo que no confirmaron es si se trata de un adiós definitivo o, por si el contrario llevará a cabo su plan, propuesto a finales del 2015. Cabe recordar que Manuel Meis se hizo con el control de la sociedad que explotaba el polígono experimental en octubre del 2012 e inició los trámites en la Consellería do Mar para darle un cambio de uso, fundamental para garantizar la viabilidad del negocio.

El empresario apuntó en su momento que la única forma de sacar rentabilidad al parque acuícola era la cría de diferentes especies (diversificar el negocio), lo que se conoce como cultivos multitróficos, algo que ya desarrolla Remagro en Andalucía. En concreto, la idea inicial era criar peces, mariscos y algas. Incluso se envió un biólogo en un proyecto similar que pretendía llevar a cabo en Porto Muíños, en la desembocadura del río Anllóns, en la zona de A Caduleira. De hecho, en aquel 2015, Manuel Meis llevó a reparar el Naveiro, el barco auxiliar que está en el polígono experimental desde su construcción. En su momento habló incluso de la creación de ocho puestos de trabajo directos. En Remagro han optado ahora por el silencio más absoluto.

Finiquitado

Lo que sí es una realidad es que el polígono experimental de Corme quedó liquidado casi 18 años después de que la Xunta de Galicia aprobase, en agosto del 2000, el plan experimental. En octubre de aquel año se instalaron los primeros artefactos. Todo el polígono (26 plataformas) costó 1,1 millón de euros y debía convertirse en la alternativa al sector extractivo.

En sus inicios treinta marineros conformaron la sociedad, denominada Cultivos Marineros de Corme. Pronto se supo que la realidad no era esa y que unas pocas personas controlaban la empresa. De hecho, el proyecto fue elaborado por tres socios. En principio iban a trabajar en las bateas seis personas y los beneficios anuales rondarían los 6.000 euros. Los problemas con la sociedad y la catástrofe del Prestige fueron especialmente dramática, porque el puerto se llenó de chapapote cuando se iba a sacar la primera cosecha de mejillón de la Costa da Morte. A partir de ese momento, las cosas no hicieron más de complicarse. Durante mucho tiempo el polígono estuvo parado y cuando se recobró el precio del mejillón había bajado. Además, hubo temporales que se llevaron por delante alguna cosecha y varias bateas. Los posteriores intentos de exportar el producto a Italia o de venderlo en la zona para darle mayor valor añadido no lograron salir adelante. A finales del 2010 la actividad cesó y los restos de las bateas se pudrieron por falta de mantenimiento.

Documentación

Agosto 2012. La Xunta dio luz verde al polígono experimental: 26 plataformas (21 alargadas y 5 tradicionales), con un coste de 1,1 millones de euros. Las primeras se instalaron en octubre de aquel año. El polígono ocupaba la ensenada, entre las playas de O Osmo, Arnela, A Ermida y la punta del dique.

Noviembre del 2002. El hundimiento del Prestige trajo consigo la pérdida de la gran primera cosecha: un millón de kilos de mejillón se quemaron en Sogama. Hubo que esperar más de un año para limpiar los fondos de chapapote.

Mayo 2005. La Sociedad Cultivos Marinos de Corme planteó medidas para salvar la empresa. Solicitó un crédito ICO de dos millones con cargo a las ayudas del Prestige, que nunca se llegaron a materializar.

2007. Ventas de las primeras cosechas a Francia e Italia.

Marzo del 2010. Los temporales destrozaron 7 bateas, con pérdidas de 252.166 euros en plataformas, y 181.000, en mejillones. A finales del 2010 la actividad se redujo a la mínima expresión. En el 2011 quedó parada por completo.

Marzo del 2012. Remagro se hace con la sociedad.

Noviembre del 2015. La empresa grovense anunció la reapertura del polígono de Corme.

Decadencia

El Prestige, los temporales, la deficiente gestión y la fatalidad coincidieron para hacer naufragar el proyecto acuícola de Corme. El sector bateeiro genera una riqueza ingente en otras áreas de Galicia, pero la Costa da Morte parece excluida de estas posibilidades. De funcionar bien el polígono, podría haber generado puestos de trabajo y riqueza, pero el plan fracasó. Lo deseable sería que la alternativa fructifique. Lo demás es decadencia.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Retiran las seis últimas plataformas del polígono bateeiro de Corme