Los percebeiros de Corme se organizan para vigilar

En 1991 el furtivismo también era un problema


El furtivismo estaba en pleno auge en 1991 y los percebeiros de Corme, que eran unos 300, decidieron organizarse en grupos para defender sus bancos de los furtivos, especialmente el de O Roncudo. La Xunta de Galicia había contratado unos vigilantes, pero se temía que no fueran suficientes, por lo que los profesionales decidieron que tenían que tomar la iniciativa en una asamble a la que asistieron 75 personas. Los grupos serían grandes, de 20 o 30 personas. Este sistema ha continuado hasta ahora, pero con un éxito variable dependiendo de las zonas. El mayor problema con el que se encuentran estas brigadas es que carecen de autoridad, que sí tienen los vigilantes, aunque incluso ellos tienen dificultades.

Hace mucho tiempo que el sector reclama que el furtivismo, sobre todo el reincidente, sea considerado delito para poder frenar una actividad que continúa sin ser controlada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los percebeiros de Corme se organizan para vigilar