Ponteceso desentierra su arte rupestre

El Concello y el colectivo A Rula dan a conocer las principales estaciones de petroglifos de Corme


Carballo / La Voz

Ponteceso tiene el mejor museo de arte contemporáneo de la Costa da Morte, pero también posee algunas de las mejores estaciones de arte rupestre del occidente gallego.

Los petroglifos de Corme, descubiertos en su mayor parte con ocasión do informe de patrimonio previo a la construcción del parque eólico, llevaban años cubiertos de maleza y ocultos al ojo humano.

Desde hace meses, el Concello de Ponteceso y el colectivo A Rula, un grupo del área de Compostela formado por estudiosos y aficionados al arte rupestre, llevan meses trabajando para conservar y poner en valor el tesoro que la historia dejó sobre las lajas graníticas del monte cormelán.

Mañana sábado, día 27, habrá una charla para 75 personas y a continuación harán una ruta, de poco más de 3 kilómetros, por las más llamativas manifestaciones artísticas de A Fieiteira, situada en la zona central del promontorio cormelán.

Está formado el conjunto por 15 lajas horizontales situadas entre dos grandes rocas que destaca por el tamaño y el número de grabados. Los diseños están a ras de suelo, con poca visibilidad. Son figuras similares como otros ejemplares del arte rupestre atlántico, pero la tipología de algunos de los grabados no es la más habitual.

Hay diseños escaleriformes, herraduras, círculos simples, otros son vermiformes o reticulados, entre otros. Manifestaciones artísticas que si fuesen plasmadas sobre un lienzo y colgadas en un museo, seguramente despertarían la admiración de los visitantes. Si a ello se le añade que están realizados en piedra hace decenas de siglos, su valor se multiplica.

Los miembros del colectivo A Rula, que suelen colaborar con las instituciones para dar a conocer, conservar y poner en valor este tipo de patrimonio, destacan de las estaciones de Corme «o estilo propio de arte rupestre diferente do estilo clásico da Idade de Bronce coñecido noutras zonas de Galicia».

No está clara la cronología y la adscripción cultural de los grabados, aunque parece claro que corresponden a varios períodos, según los miembros de A Rula, que lleva el nombre de una estación de arte rupestre próxima a Compostela.

La puesta en valor de los tres conjuntos de petroglifos de Corme es una aspiración del grupo y del departamento de Cultura pontecesán, pues este tipo de yacimientos arqueológicos prehistóricos son muy sensibles, tanto a factores medioambientales como a la acción del hombre, que tanto suele dañar tanto los gravados como su entorno.

Se trata de una larga tarea para la que ya se han dado los primeros pasos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Ponteceso desentierra su arte rupestre