Los derrumbes sentencian el túnel de O Roncudo

El 24 de marzo del 2001, la infraestructura afrontaba sus últimos días

El túnel fue demolido poco después de los derrumbes
El túnel fue demolido poco después de los derrumbes

Carballo / La Voz

Hace ahora quince años -y medio siglo después de su construcción-, el túnel que conectaba Corme con la zona de O Roncudo, afrontaba sus últimos días de existencia. Los derrumbes que tuvieron lugar en marzo del 2001 en el interior del precario paso excavado en el monte situado en el extremo del puerto obligaron a cerrarlo al tránsito de vehículos (pequeños, puesto que por sus dimensiones los autobuses y camiones ya no podían circular por allí) y peatones, y fueron el detonante de su derribo posterior.

La demolición fue asumida con pesar -y no sin cierta oposición- por muchos vecinos de Corme y por el Concello al considerar que se trataba de un símbolo de la localidad.

De hecho, en un primer momento se planteó la posibilidad de apuntalarlo, pero el dictamen del ingeniero contratado por el Concello de Ponteceso solo dejó albergaba dos opciones: su demolición o la construcción de un paso subterráneo nuevo, posibilidad esta última que fue descartada por el gobierno local por suponer un coste «inasumible» y porque, de hecho, supondría la eliminación también del túnel existente en aquel momento.

Según recordaba entonces Antón Vidal en las páginas de La Voz el paso había sido excavado para poder transportar desde el otro lado de la loma las piedras empleadas para las obras de construcción del muelle. Aquellos trabajos habían comenzado en 1934 y tras ser paralizados a raíz de la guerra civil fueron retomados a finales de los años 50. Unas vías y unas vagonetas sirvieron para transportar la piedra a través del túnel.

Casualmente, los derrumbes del túnel de marzo del 2001 coincidieron con las obras de ampliación del dique de la localidad.

Un par de semanas después de aquellos desprendimientos, la empresa adjudicataria de las obras tapaba sus accesos con arena y piedra y poco después procedía a dinamitarlo. Se ponía así fin a un paso emblemático para los vecinos, pero se abría con el acondicionamiento posterior de la carretera, el acceso a todo tipo de vehículos hasta O Roncudo, una de las zonas más apreciadas de la localidad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los derrumbes sentencian el túnel de O Roncudo