El Muxía pasa el mejor momento de todo el fútbol gallego

antón lestón CARBALLO / LA VOZ

MUXÍA

BASILIO BELLO

Suma doce victorias consecutivas desde su última derrota, el 16 de enero, la misma fecha desde la que está invicto también el Paiosaco

13 may 2022 . Actualizado a las 12:26 h.

Ni el Celta, ni el Lugo, ni el Deportivo, ni el excelente Bergantiños de José Luis Lemos. El equipo del momento en Galicia juega en A Arliña y es el Muxía, que encadena doce victorias seguidas y pelea por subir a la Primera Autonómica. Su dinámica de triunfos solo la comparten dos equipos en todo el fútbol sénior y masculino gallego, pero tanto el O Pino B como el Castro B lo han hecho en una categoría inferior, como es la Tercera Autonómica.

Comandados por el fisterrán Diego Lobelos, los muxiáns son ahora mismo segundos en su grupo de ascenso, por detrás del Esteirana, al que empatan a puntos y que les supera por la diferencia global de goles, ya que también igualan en el enfrentamiento directo. De hecho, fue en el Xosé Luís Vara la última vez que los muxiáns hincaron la rodilla, cayendo por 3-2 el 16 de enero, en la última jornada de la primera vuelta de la primera fase de la Liga da Costa. Desde entonces, todo han sido alegrías. Outes, Camariñas, Montelouro, Muros, Cee, Lira, Baíñas, Esteirana, Cabana, Coristanco y Castriz, por partida doble, fueron las víctimas de un conjunto en el que su míster confiaba desde el principio. «A directiva en ningún momento marcou o obxectivo de subir, pero eu sabía que había que apretalos, porque había talento para pelealo», señala Lobelos, que se reencontró en Muxía con jugadores a los que había formado en la cantera del Dumbría como Mauro Romaní o Víctor Alcaina, algunos de los nombres más destacados junto a Manu Nogueira, Julián, Maikel, Fran o Isma Pose, que esta semana conoció que sufre una rotura de ligamentos en la rodilla.

La temporada no comenzó bien, con dos derrotas que llenó de dudas a la afición sobre el proyecto. «Eu sei que había moitos que aí pedían que me fose, pero os xogadores sempre amosaron o seu apoio», recuerda el míster. El 2022 tampoco lo empezaron bien, empatando y perdiendo sus dos primeros duelos para acabar la primera vuelta con tres victorias, dos empates y tres derrotas. Pero entonces, algo cambió: «Recuperamos xente e puidemos facer un equipo máis competitivo. Por iso estabamos tranquilos, porque sabiamos que o equipo ía ir a máis, aínda que non contabamos con chegar a este nivel», resalta el técnico. Finalmente consiguieron meterse en la fase de ascenso con varias jornadas de antelación, aunque eso no significó la relajación del equipo por el vestuario tan ambicioso que maneja. «O grupo é fantástico», repite con asiduidad, como una de las razones que le han llevado a renovar ya de cara a la próxima campaña.