La falta de peregrinos extranjeros lastra el despegue de los albergues de la Costa da Morte

Caterina Devesa CARBALLO / LA VOZ

MUXÍA

Imagen del nuevo albergue de Muxía
Imagen del nuevo albergue de Muxía

Los responsables de los espacios confían en que aumente la ocupación en agosto

05 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La temporada de verano no empezó con buen pie en los albergues de la Costa da Morte, que señalan que «non hai case ninguén», aunque confían en que la situación mejore a partir del 15 de julio y durante el mes de agosto.

A pesar de que las expectativas eran muy buenas, Pepe Formoso, del Bela Fisterra y el Bela Muxía, confiesa que «non acaban de fraguar. Hai peregrinos, pero non o nivel que tería que haber nesta época». No obstante, se muestra positivo de cara a las próximas semanas. «Agora temos un 40 % de ocupación en Muxía e un 50 % en Fisterra, pero agardamos que en agosto, ou mesmo xa a partir da segunda quincena deste mes, veña máis xente. Algúns peregrinos que veñen de longa distancia aínda non chegaron a Galicia». Precisamente, la ausencia de extranjeros es la principal razón de que los albergues no registren buenas ocupaciones. «De momento son case todos nacionais, de Madrid, País Vasco, Cantabria ou Castela e León. Logo, de fóra, algúns italianos e portugueses». En cuanto al Camiño dos Faros, Formoso indica que los años anteriores había más senderistas, «pero si temos reservas de xente desta ruta para o próximo mes»

En Cee la situación es similar. «A ocupación é mínima, tres ou cinco persoas. De momento, para agosto nós tampouco temos moitas reservas, pero coa pandemia a xente tamén espera ao último momento», dicen desde el albergue O Bordón. Precisamente, las limitaciones por el covid, sobre todo para volar, sería la causa de la ausencia de excursionistas de fuera de España. «Supoño que a xente está agardando a que avance máis a vacinación», comenta Juan Manuel Rivas del Arasolis de Fisterra. «De momento os que chegan son españois e logo tivemos algúns alemáns. A media é de sete ou nove peregrinos e tres reservas por día».