El covid acelera el descenso de reservas para este otoño en los hoteles de la comarca

El parador de Muxía ha recibido cancelaciones por el cierre de Madrid


carballo / la voz

La estacionalidad del turismo en la Costa da Morte es muy marcada. Así es que cuando se termina el verano, los establecimientos hoteleros lo suelen notar en el descenso de reservas. No obstante, este año esa bajada ha sido más rápida a causa del covid. Incluso el parador de Muxía, que hasta el momento tenía una ocupación casi plena por su reciente inauguración en junio, ha sufrido numerosas cancelaciones de última hora para este mes por el cierre de Madrid. «Fai 15 días estabamos a un 80-85 % de ocupación. Agora, a un 70%. E como sigan as anulacións, seguiremos baixando», comentó ayer el director, Julio Castro, que recalcó que, de no ser por las restricciones del virus, estarían a un 90 %: «Non sería como agosto, pero a ocupación ía ser alta. Iso si, sen tantas cenas porque xa non é un turismo vacacional». El perfil de sus clientes responde en un 50 % a gente procedente de Madrid; en un 20 %, a gallegos, y en el porcentaje restante, a otras comunidades.

Por otra parte, las casas rurales del Camiño también están viviendo un octubre muy diferente al de los últimos años debido a la ausencia de peregrinos extranjeros. Así lo comentó la gerente de Casa Raúl en Lires (Cee), Rosalía Areas: «Non hai peregrinos, que é o que se move nestas datas no Camiño Fisterra-Muxía. Moitos que pasaron por aquí coméntannos que teñen que facer corentena despois nos seus países». Así es que por este motivo, Casa Raúl ha notado este mes una bajada de la ocupación en «máis do 75 %» en comparación con octubre del año pasado. Esta situación ha adelantado el cierre de varias casas rurales que antes de la llegada de la pandemia aguantaban abiertas hasta el puente de Difuntos, en noviembre. Si la situación sanitaria no mejora, ni el Xacobeo ayuda a tener buenas perspectivas para los nuevos tiempos que vendrán.

Hoteles como O Náutico de Laxe y Mar do Ézaro, en Dumbría, también han notado la desaceleración de las reservas tras concluir septiembre, aunque en su caso, los dueños lo achacan, sobre todo, al cambio de temporada. «Agora o tempo vai a peor, pero tamén é certo que mentres sigamos nesta situación, a xente ten medo», explicó María Herminia Ferreiro. «Estamos trabajando mucho al día y con gente de la zona. La temporada baja ya empezó y, con ella, la disminución de reservas. En esta primera quincena estamos al 34 % de ocupación», dijo por su parte Miguel Mariño, propietario de Mar do Ézaro. Este mes solo lo salva el puente del pilar (el próximo lunes), para el que todos los establecimientos consultados tienen una alta ocupación. El perfil del huésped sigue siendo gallego en una gran mayoría, seguido por el nacional.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El covid acelera el descenso de reservas para este otoño en los hoteles de la comarca