Vimianzo, Muxía y Camariñas dan 16 oportunidades laborales

Comenzó un programa juvenil que une trabajo y formación: así son las impresiones iniciales

A. García
carballo / la voz

Las alcaldesas de Vimianzo y Camariñas y el regidor de Muxía estuvieron ayer en la Casa da Cultura Vimiancesa acompañando a los 16 jóvenes seleccionados para el primer programa de empleo de la era covid en la zona y a los docentes que se encargarán de formarlos en las dos materias seleccionadas. Ocho de los estudiantes trabajadores se dedicarán a desarrollar aplicaciones con tecnología web y el resto aprenderán a instalar elementos de carpintería. Hasta el 14 de septiembre del próximo año estarán imbuidos en un proyecto que les permitirá estudiar y trabajar al mismo tiempo, puesto que cada uno de los participantes percibirá el salario mínimo interprofesional, según explicó la directora, Lidia Santos Torrado.

Las clases de carpintería se impartirán en la escuela de Señoráns, en tanto que las de informática se desarrollarán en el aula Cemit de la Casa da Cultura.

Además de aprender los oficios, los alumnos recibirán enseñanzas sobre igualdad, orientación laboral y alfabetización informática, entre otras cuestiones, pero también se ocuparán de que los estudiantes que no tienen el título de secundaria puedan acceder a él. Aunque ayer estaban todos juntos, el proyecto de protección ante el covid establece que las relaciones entre los alumnos serán las mínimas.

«É un bo sistema para aprender e traballar»

El abuelo de Estefanía Pedreira (26 años) era carpintero. Por eso ella quiso aprender el oficio, pero acabó en el curso sobre desarrollo de aplicaciones web. Esta joven de Carnés estudió un ciclo superior de Administración en el San Vicenzo y estaba cubriendo una baja en Gadis hasta que se le acabó el contrato. Se animó a ir al taller de empleo porque con el covid las cosas están complicadas y este «é un bo sistema para aprender e traballar». Le aconsejaron la especialidad relacionada con la informática porque se adaptaba mejor a su formación y está convencida que será una oportunidad porque la pandemia ha hecho que Internet gane terreno.

«Tiña moito interese pola informática»

Luis Eiroa, de Vimianzo, hizo tres cursos de INEF y se dio cuenta de que eso no era lo suyo. «Tiña moito interese pola informática», cuenta, y entonces se encontró con que desde el Concello le ofrecían la posibilidad de formarse. Ahora tiene un año por delante para estudiar y trabajar, cobrando el salario mínimo interprofesional y está convencido de que una vez que acabe continuará estudiando en la misma línea. Reconoce que siempre puede recuperar la carrera que estaba estudiando, pero también tiene puestas sus ilusiones en un asunto que cada día despierta más interés, sobre todo desde que el covid ha cambiado la forma de relacionarse.

«Non me importa ser a única rapaza»

Isabel López Canosa tiene 22 años, es de Muxía y la única chica en el módulo de carpintería. No le importa. «Con que me respecten e eu os respecte a eles non teño problema», dice. No es la primera vez que le ocurre algo así. Estudió FP Básica de Electricidad, donde las chicas estaban en inferioridad numérica. El caso es que las enseñanzas no le gustaron y a partir de ahí estuvo haciendo cursos a distancia de lo más variado, desde manipulador de alimentos a limpieza de inmuebles. Reconoce que la electricidad no le gustó, pero está convencida de que la carpintería sí lo hará. De todos modos, lo que más valora es poder aprender algo nuevo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Vimianzo, Muxía y Camariñas dan 16 oportunidades laborales