Los albergues ven muy negro el panorama de la peregrinación

Hoy reabren los Caminos con escasas reservas en la zona


CARBALLO / LA VOZ

Los Caminos de Santiago reabren hoy con la apertura de la Catedral compostelana, la Oficina del Peregrino y los albergues públicos. Esta debería de ser una buena noticia para los empresarios de la zona que sostienen sus negocios con la peregrinación a Fisterra y Muxía. No obstante, ayer no las tenían todas consigo. Desde Solpor (Asociación Profesional de Empresarios do Camiño de Fisterra e Muxía), los albergues Bela Muxía y Mar de Fóra en Fisterra y Muxía Turismo Natural (entidad que agrupa a establecimientos que también se nutren en gran parte de los peregrinos) dicen tener muy pocas reservas para este mes cuando otros años tenían casi colgado el cartel de completos.

Entre los pocos que se han atrevido a dar el paso, hay un perfil claro. Los peregrinos este año serán nacionales. Los movimientos extranjeros están parados. Y es que de hecho, a día de hoy, España todavía tiene cerradas sus fronteras a los viajeros de terceros países fuera de la UE y del espacio Schengen.

También se está detectando otra tendencia: todavía está muy presente el miedo y son muchos los que prefieren reservar una habitación individual a compartir literas. En este sentido, cabe recordar que los albergues públicos ofertarán el 50% de sus plazas, en tanto que los privados hasta el 75%. No tendría que haber esta reticencia, dicen los autónomos, pues siguen estrictos protocolos pensados para su actividad. Además, destacan las ventajas de este tipo de turismo en las circunstancias especiales que vive el país: «económico» y «sostible».

Solpor informa que entre el 90 y el 95% de los albergues de sus socios van a estar abiertos este verano. Desde Muxía Turismo Natural, en cambio, trasladan que serán varios los que continúen cerrados porque no les compensa. Otros como el Bela Muxía o Mar de Fóra reabrirán hoy sus puertas tras meses en los que no ofrecieron su servicio por considerar que no era «o máis seguro» o directamente porque «non había xente».

Había buenas previsiones para este 2020 en vista del buen tiempo anticipado. No obstante, con la llegada del coronavirus, las esperanzas no son muy altas por «posibles rebrotes» y porque «medio ano, os mellores meses, xa van fóra». Concluyen en que será un año «difícil», con ayudas «inexistentes» y «posibles peches».

«Non hai que mirar para atrás, non sirve de nada, senón mellorar día a día»

Jesús Picallo, presidente de Solpor

Frente al pesimismo generalizado, el presidente de Solpor, Jesús Picallo, arroja un poco de luz: «Non hai que mirar para atrás, non sirve de nada, porque os meses anteriores están perdidos. Hai que facer por mellorar día a día». Dice que hay que centrarse en «poñerse en marcha», aprovechando el «bo tempo» y la «sustentabilidade» que ofrecen los Caminos. «O sector está recibidno chamadas», sostiene.

«Este ano case se pode dicir que non hai Camiño . En cambio, do dos faros si»

Jesús Lema, presidente de Muxía Turismo Natural

Jesús Lema, presidente de Muxía Turismo Natural, es rotundo: «Este ano case se pode dicir que non hai Camiño, porque non hai ningunha reserva. En cambio, do dos faros si». Explica que esta tendencia se debe a que la senda costera «non depende do turismo estranxeiro». Deja un recado para los concellos: «Hai que limpalo».

 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los albergues ven muy negro el panorama de la peregrinación