Adiós a Ramón Búa, un hombre que amaba el mar

Muxía perdió ayer a Ramón da Valenta, uno de sus más grandes marineros


carballo / La Voz

«Quen ama o mar é incapaz de deixalo». Juan Ramón Búa Lema, de 86 años, uno de los grandes pescadores de parió Muxía abandonó para siempre ayer las aguas de la Costa da Morte, ese litoral que surcó tantas veces desde los ocho años. Durante decenios salió a batirse en duelo con las olas del Atlántico, al que le jugó muchas partidas. Sufrió disgustos, pero él siempre salió ganador. Ramón da Valenta amaba tanto a su pueblo que confesaba que el día que ardió el tejado de la Barca lloró como un niño. Era fácil encontrarlo junto al santuario, sobre todo cuando había alguna celebración o acontecimiento.

Era de esos hombres que dejan huella. Afable, cultivaba siempre la amistad. Era casi imposible encontrarle una mala palabra.

Cuando tenía 23 años se casó con Victoria Trillo, a la que deja viuda después de casi 63 años de matrimonio. Tuvieron cuatro hijos, Ramón, Xesús, Xosé y Vicky, que le dieron ocho nietos, y dos bisnietos. A todos amparó el armador del Pirata, ese capitán inolvidable que detrás de su sonrisa tenía infinidad de históricas fantásticas de un pueblo cargado de mitos, a los que gente como él también han contribuido. Muxía perdió ayer a uno de sus más grandes lobos de mar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Adiós a Ramón Búa, un hombre que amaba el mar