Carballo / La Voz

Sigue hoy • «Hoxe aquí todos somos veciños e veciñas de Muxía! Hoxe aquí non hai forasteiros!», gritó el alcalde, Iago Toba, hacia quienes lo escuchaban ayer a mediodía en la plaza Cabo da Vila. Invitó a todos a gozar con alegría de las fiestas que empezaban, la 13.ª edición de las Rutas do Mar, a las que le dio el pistoletazo de salida, con su pregón, Victorino Barrientos. «É para min un orgullo acompañalo hoxe aquí [...] Cando se fala de corazón da túa vida, Victorino, non hai por que ter nervios», le dijo el alcalde. Y Victorino habló: le bastó un «Bos días, Muxía!» para llevarse el primer aplauso de los allí presentes.

Comenzó agradeciendo al regidor por haber pensado en él para dar por iniciadas «unhas festas tan entrañables para nós, os mariñeiros, unhas festas que queren amosar como era o noso xeito de vivir non hai tantos anos». Barrientos tenía 14 años cuando empezó a trabajar en una «ghamela», dedicándose al palangre o a los trasmallos. También pescaría «abadexos, robalizas, congros e máis percebes». Alcanzaba la mayoría de edad cuando se sacó los títulos de patrón y mecánico para empezar a trabajar en el barco de su padre: «Fixen de mariñeiro, de patrón, de motorista. De todo o que fixera falta para sacar o barco adiante».

El año 68 lo vería convertirse en armador y, el 83, cambiarse al oficio del arrastre, «no que traballei ata que me xubilei, hai agora vinte anos». Pasó, dijo él, por todo tipo de circunstancias, alegres y menos alegres, como el naufragio «no que grazas á nosa Virxe da Barca non houbo que lamentar perdas humanas». Victorino, por encima de todo, quiso agradecer «a este noso mar, amado mar» todo lo que a él y a los muxiáns le dio y dará: «Esta festa recórdanos de onde vimos, non debemos esquecelo nunca».

Ambiente total

El Mercado das Rutas do Mar de Muxía empezó con gran pie. No solo por Barrientos, sino porque desde el mediodía de ayer la animación era total, con las calles transitadas por muchos. «A nós non hai temporal que nos pare», recordó el alcalde: tuvieron que montar los puestos bajo lluvia, pero ha salido el sol.

Artesanía y viandas con sabor local, así como pirotecnia

La inmensa mayoría de los puestos de las Rutas do Mar de Muxía son cosa de vecinos, que exponen así su gastronomía o su artesanía. Hay espectáculos teatrales constantes por las calles y una decena de grupos de música tradicional animando la velada. Hoy, además, se cerrará el día con una degustación gratuita de pez espada, así como con una sesión de pirotecnia musicada. El año pasado levantó expectación, y este se repite con más ganas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Tags
Comentarios

«Esta festa lémbranos aos muxiáns de onde vimos»