Los percebeiros de Muxía se resisten a trabajar a flote con el mar picado

El viernes pasado volvieron a ir por tierra cuando aún no saben si tendrán sanciones


cee / la voz

Los percebeiros de Muxía vuelven hoy al trabajo aún con la incertidumbre de saber si su decisión de ir a por tierra cuando los servicios de inspección pesquera dicen que tienen que faenar por mar les puede o no acarrear sanciones. De hecho, denuncian que la Consellería do Mar, pese a que le han solicitado expresamente que resuelva a la mayor brevedad posible, todavía no ha determinado si las actas de advertencia que les abrieron a finales de octubre se van a traducir o no en sanciones o en otras medidas restrictivas para su trabajo.

El problema afecta fundamentalmente a aquellos profesionales habilitados para las dos modalidades: para extraer percebe a pie o a flote. Por norma general, cuando las condiciones del mar lo permiten deben salir a faenar en las embarcaciones, pero el conflicto viene cuando la interpretación de esas condiciones varía entre los propios mariscadores y los servicios de la Xunta. La referencia empleada es un sistema informático del Intecmar denominado Percegurú. Un sistema que se autodefine como una herramienta que «pode axudar aos percebeiros e a outros recolectores de recursos mariños a tomar decisións que aumenten a súa seguridade no mar», pero que «non está concebida para regular o acceso aos bancos percebeiros. O que cada persoa decida facer coa información ofrecida [...] é responsabilidade exclusiva dela». De ahí que los mariscadores rechacen que este método de predicciones meteorológicas automáticas a partir de datos estadísticos tenga más valor que su propia experiencia. De hecho, algunos patrones ya han empezado a imprimir una especie de declaraciones en las que hacen responsable a la Xunta de cualquier incidencia de seguridad que les pueda acontecer durante el trabajo por ceñirse a esta norma.

En cualquier caso, los encontronazos siguen vigentes porque como explica uno de los patrones afectados este mismo viernes, las indicaciones es que podían acceder a la Punta da Barca a pie, pero a la zona de A Langosteira tenían que ir por mar, cuando, a su entender, en ninguno de los casos se daban las condiciones para ir a flote. Por eso tomó la decisión de ir por tierra y el resto de compañeros en idéntica situación optaron por esa misma vía.

«Non pode ser que se tome como referencia algo que non é obrigatorio nin é oficial», se queja este mariscador, quien insta a la consellería a que resuelva cuanto antes. «Non podemos estar outro ano coa mesma tensión», sentencia.

Por su parte, la Consellería do Mar, consultada al respecto, no ha ofrecido hasta la fecha información al respecto de como funciona en detalle el sistema Percegurú y si está o no en disposición de atender a las demandas formuladas por los profesionales muxiáns, así como de otros de la zona que sufren problemáticas parecidas, aunque no hayan hecho públicas sus quejas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Los percebeiros de Muxía se resisten a trabajar a flote con el mar picado